Encuentro divino

Ir abajo

Encuentro divino

Mensaje por Takeshi el Miér Mar 05, 2014 8:40 pm

:: Off roll:: Ubicación en spoiler.
Spoiler:

De tiempo en tiempo, la Tierra es testigo de encuentros mitológicos; ubicados en una bella playa al filo del atardecer, el canto de las olas proyectándose incesantemente contra la arena y el brillo multicolor del sol reflejado en el agua es el proemio perfecto para lo que está a punto de acontecer. Un pequeño brillo azulado se desprende de la arena, primero diminutas partículas de luz, como el lento nacimiento de una llama, se propagan a través de la arena, hasta alcanzar las palmeras y ahuyentar a algunos cangrejos. Súbitamente, dichas partículas cambian su tonalidad a un rojo intenso que se funde con el la agonía del Astro Rey en un despliegue de belleza efímera y sutil, para quedar suspendidas durante algunos segundos, como adormecidas... En ese instante en que todo parece sumido en un silencio total da lugar a la unificación de dichas miniaturas lumínicas que tienen su epicentro por encima de una roca que yace a mitad de la playa por encima del nivel del agua... Paulatinamente, los haces de fuego incrementan sus dimensiones hasta alcanzar el tamaño de una persona quien revela sus ojos rojizos encendidos con la caída de ceniza característica de la reencarnación del Dios de la Fragua, Hefesto, quien funde con el vaivén de su palma izquierda la luz que ahora se congrega siguiendo su voluntad en la palma de su mano, desaparece, al formar su puño - Tanto tiempo sin contemplar esta vista - murmura para sí mismo la reencarnación de Hefesto en el mundo mortal, mientras sus pulmones se llenan de una esencia salada - siempre he amado el color del Sol al desaparecer - continúa cuando los últimos rayos del Astro Rey se pierden, dejando en su lugar una oscuridad que contrasta el vivo escarlata de la armadura del artífice olímpico.


avatar
Takeshi

Mensajes 216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Souen el Miér Mar 05, 2014 9:09 pm

Un tranquilo atardecer se llevaba a cabo en una de las playas mas maravillosas que hubiera visitado con anterioridad luego de mi liberación, había pasado un tiempo desde que ya regía los mares como dios, pero como las cosas estaban calmadas se me podía permitir el lujo de salir a contemplar el mundo terrenal y su naturaleza, poder observar las maravillas nacientes de la Tierra era un regalo magnífico para mis ojos, observar aquellas que se extinguían era triste así como ver las que envejecían...pero todo tenía un significado y ciclo que dejaba esperanzas a una nueva generación mas brillante que la anterior, por lo cual adoraba tanto a este planeta. Que los humanos, seres de mi raza de origen dañaran el mundo que les fue otorgado por Dios me hacía hervir la sangre múltiples veces....pero ahora mismo, tenía en mi mente y corazón ambas consciencias, tanto la mía como el humano Jellal, y la del rey de los mares Poseidón, ambos prometimos el uno al otro en el pasado, que esta vez haríamos algo nuevo con la historia repetitiva que solo dañaba a nuestro querido planeta Tierra, por el cual tanto amor sentía el regente del océano, y mi hogar. Caminaba paso tras paso sintiendo la suave arena bajo mis pies, llevaba una ropa casual típica de una persona normal sin nada en especial, una camisa blanca con un pantalón negro con cinturón de cuero, y una ebilla plateada en su centro. Unos zapatos color negro, y un collar que había comprado por ahí en alguna feria anteriormente en mis paseos, pero nada más, era una apariencia humilde de un ser humano que nada tenía que temer, ya que ante cualquier situación, solo debía ocuparse de lo que fuera necesario en el momento, sin nada más que pensar.

-Hmm, parece que no estamos solos aquí...-

-Siento una fuerte esencia divina en esta costa Jellal, estate alerta por si las dudas....mira, allí adelante-


Tal y como me había indicado Pose, unos cuantos metros mas adelante yacía una figura dorada que reflejaba los pocos rayos solares que aún salían desde el horizonte hacia nuestros cuerpos, portaba una armadura de porte divino en su cuerpo, y una mirada penetrante hacia el horizonte observando como el Sol se iba ocultando poco a poco, hasta dejarnos a todos sumidos en la oscuridad de la noche, que solo era iluminada por la Luna y sus estrellas. Con algo de curiosidad y cautela, me acerqué caminando lentamente hacia aquel individuo, su esencia desbordaba de su cuerpo para entonces revelarse en mi mente ciertos flashes de memorias provenientes de Poseidón, las cuales me revelaban de cual Dios se trataría esta vez.....si lo sentía bien, su cosmos no podía ser otro que el de Hefesto, no cabía duda que era el, incluso podía reconocer esa armadura a donde fuera que yo valla. Por otro lado yo no era tan llamativo como otros dioses, yo siempre mantenía mi esencia oculta y apagada hasta que fuera a necesitarla, para presentarme o defenderme de algún enemigo, sino simplemente sería para el resto, un simple humano paseándose por aquel lugar casualmente.

-Buenas tardes señor, disfrutando de la vista tal parece no?-

Me dirigí con un tono amable en mi voz sin insinuar que estaba faltándole el respeto a un Dios, después de todo muchos de estos eran muy orgullosos además de competitivos...pero siempre había una variante, sus encarnaciones humanas también poseían sus propias voluntades y en ciertos casos podían provocar cambios en los dioses, cambios tras demostrarles o enseñarles algo nuevo que no sabían, o simplemente no tenían muy en cuenta en el pasado. Así mismo únicamente me quedé allí, presenciando como las olas rozaban la costa constantemente, llevándose toda impureza de la tierra para ser reciclada en el mar....ciertamente en el pasado, yo actuaba como tal, limpiando las impurezas del mundo humano arrastrando a muchos a las profundidades de los océanos, y por eso siempre luchaba con la diosa Athena quien los protegía, simplemente por un choque de ideales...podía recordar todos aquellos conflictos, como si fueran ayer, pero todos estos me habían enseñado cosas valiosas para ir mejorando cada vez más.....



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Takeshi el Miér Mar 05, 2014 9:51 pm

La repentina aparición del joven en la playa inmediatamente tomó el foco de atención de Hefesto, quien con un corto salto aterriza sobre la arena mojada provocando que diversas gotas de agua salada salpiquen a su alrededor; el mar parece ser el dulce reflejo de un millón de luces a lo lejos.

- Un espectáculo digno de un Dios, ¿no es verdad? - murmura en tono neutro mientras sus ojos estudian detalladamente el porte y presencia de aquél individuo - Estoy seguro de haber aparecido en un área inaccesible para un humano común y corriente, ¿quién es este hombre? - entreteje mentalmente mientras su cabello y ojos retornan a su característico color; el del recipiente de su alma, Takeshi - Aún con el disfraz de vagabundo y el porte cabizbajo de alguien sin importancia, te encuentras en un lugar que únicamente está permitido para deidades olímpicas - replica de forma agresiva - El protocolo demanda que me presente por mi nombre, soy Takeshi Muramasa, primera reencarnación de Hefesto en la tierra - continúa mientras camina lentamente en dirección al recién llegado - ¡Preséntate y vístete como lo que eres, estoy seguro de haber forjado algo digno de ti! - grita con ahínco mientras se detiene a escasos centímetros de la humanidad del amable desconocido a la expectativa de una respuesta.
avatar
Takeshi

Mensajes 216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Souen el Miér Mar 05, 2014 10:13 pm

La calma y el silencio del momento se habían esfumado nuevamente con las palabras del individuo a mi lado, al parecer este sujeto no estaba del todo tranquilo para ser un dios contemplando una hermosa vista, sería acaso por mi presencia humana en aquel lugar que este se mostraba mas agitado que cuando recién había llegado?, o tal vez era uno de esos dioses corto-temperamentales que podían volar cosas con que les dijeras "no" a algo. Pero quien sabría que aquel empezara a mencionar cosas acerca de que los humanos no podrían llegar a aquella isla, en parte tenía razón pero eso significaba que no conocía la capacidad humana de estos tiempos, capaces de llegar a los confines de cualquier lugar simplemente con su voluntad inquebrantable, sin duda me habían sorprendido varias veces en eras pasadas, y ahora lo hacían cada vez más emocionante.

-O podría ser un humano con un gran ingenio que se las ha arreglado para llegar hasta aquí, últimamente la humanidad alcanza casi cualquier lugar en el mundo, incluso esta isla-

Mencioné con un aire interesante además de misterioso y chistoso, mantendría aquel perfil de humano inocente por el tiempo que pudiera, aunque con la actitud de Hefesto sumadas las palabras siguientes, tal vez no podría continuar con el juego por más tiempo. Este se presenta tal cual era, dándome su nombre humano así como mencionando que era la re-encarnación del dios Hefesto, aquel forjador de armaduras tan famoso que se había vuelto entre los dioses, y al cual muchos le estaban agradecidos. En eso unas nuevas palabras surgen de su presencia que incomodan al rey del mar dentro de mi, aquel tono tan exigente e irrespetuoso no le hizo gracia a Poseidón y por lo tanto, pasó a revelar su esencia, elevando su cosmos el cual era enorme e imponente, haciendo que el mar tranquilo que se hallaba frente a nosotros empezara a agitarse cada vez más, y como si una luz azul marina me rodeara, la Scale divina de Poseidón salió de los mares empezando a colocarse en mi cuerpo totalmente, apareció la capa a mis espaldas, color blanco por fuera y rojo por dentro, y mi tridente del mar también llegó a mis manos simultáneamente, símbolo de mi poder divino. Entonces, observé con algo de molestia a Hefesto quien se había atrevido a hablarme de forma exigente a mi, el rey de los mares, y con una mirada seria y brillante de ojos azules los cuales normalmente eran negros como el vacío pero con el cosmos del mar se encendían, le mencioné apuntándole ligeramente con el tridente marino.

-Osado es tu tono de voz hacia mi, Hefesto, pero ya que insistes me presentaré igualmente devolviendo el gesto de cortesía. Yo soy Jellal Fernández, re-encarnación de Poseidón rey de los mares-

Mi imponencia podía notarse a mi alrededor, aquel orgullo divino que portaba cualquier dios de ser quien era, un dios, y que no faltaba en ninguno de los seres divinos existentes se dió a relucir por unos instantes.

-Casual es nuestro encuentro en esta isla Hefesto, veo que los dioses empiezan a despertar poco a poco de su largo sueño-

Dije ya mas calmado de mi anterior molestia, ahora mismo las consciencias humana y divina estaban fusionadas en una sola para interactuar con el dios presente, pero quien hablaría por ambos sería el regente del mar mismo. La oscuridad de la noche finalmente había caído por completo dejando a los astros lejanos alumbrar la tierra junto a la hermosa y blanca Luna, podía notarse tambien algo de brisa fresca en el ambiente que hacía ondear mi capa de un lado a otro con suavidad.

Off: Explico para el que lea esto es un flashback del pasaaaado por eso roleo que tengo mi tridente xdd, falto poner el flashback en el titulo u.u



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Takeshi el Miér Mar 05, 2014 10:43 pm

Aquél despliegue de fuerza imponente aclaraban las dudas del Herrero Olímpico, quien baja lentamente la cabeza escondiendo su rostro debajo de la sombra proyectada por éste - Tal como el Olimpo está protegido para la entrada de mortales, esta playa ha sido el lugar de descanso de los inmortales desde la época del mito; es la primera vez que piso esta tierra como un humano, sin embargo en la Residencia del Dios del Trueno corren rumores de su belleza - contesta a modo de explicación de su razonamiento anterior.

El cuerpo mortal de Hefesto resiente la presencia divina del Dueño de los Siete Mares, instantaneamente reconoce en Jallal el recipiente efímero de un alma inmortal - Hermano del Dios del Trueno, ni más ni menos - continúa en un tono más tranquilo mientras alza de nueva cuenta su rostro para revelar en ésta una sonrisa de oreja a oreja, mientras los ojos atentos de Takeshi contemplan con admiración la armadura de Poseidón -Magnífica, simplemente magnífica - inicia mientras camina circularmente alrededor del Dios de los Mares - Perfecta, con sus curvas, su recubrimiento... ¡El tridente! Si tan sólo supieras lo que me costó forjarlo - continúa de forma más afable tras haber dado tres vueltas y quedar justamente enfrente de Jellal- Definitivamente los Dioses estamos reencarnando, el Olimpo está agitado, ver a una de mis armaduras más preciadas tampoco es coincidencia - culmina mientras se cruza de brazos y se recarga de en una palmera cercana - Es importante ir a la guerra bien armado Poseidón, te propongo algo... ¡Hagamos una prueba! - inicia lleno de expectativa cuando su cuerpo comienza a ser cubierto por un aura rojiza, muestra inequívoca del cosmos del herrero inmortal - ¡Te propongo una prueba que se da una vez solamente en una eternidad! ¡Yo, Hefesto, Forjador del Casco de Hades, del Rayo de Zeus y del Tridente de Poseidón, te propongo un reto amistoso! - continúa cuando la capa lumínica produce un nuevo cambio en la humanidad del cuerpo de Takeshi; sus ojos cafés se tornan nuevamente rojizos, mientras su cabello castaño refulge como llama, desprendiendo lentamente partículas de ceniza.... - Si eres capaz de vencerme mejoraré tu armadura y la acompletaré con un escudo digno del Señor del Mundo Acuático, de lo contrario tendrás que entregar a cambio tu tridente - Un cambio repentino en la atmósfera tiene lugar, ya que la temperatura se eleva lentamente, en espera de la respuesta del Dios de los Mares.


avatar
Takeshi

Mensajes 216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Souen el Jue Mar 06, 2014 10:00 pm

Nuevamente aquel dios vuelve a pronunciar palabra explicando el porqué alguien como un humano normal no podría llegar a aquella isla en la que nos encontrábamos, y tenía razón así que ya no había tiempo para mas juegos en los que ocultaba mi identidad con los demás dioses, si hubiera sido en otro lugar tal vez hubiera podido extenderlo, pero ya que, no siempre puede hacerse lo que se quiere así que simplemente se encendió mi cosmos por la molestia de Poseidón frente al tono de voz de Hefesto. Este responde positivamente sonriendo ahora al saber que era un dios tal y como él, sobretodo porque la scale que llevaba puesta había sido de las mejores armaduras que Hefesto había forjado, puesto que al ser uno de los 3 grandes dioses, como tal tuve el honor de tener una de las mejores armaduras forjadas de Hefesto solo para mi, a lo cual le estaba agradecido y creí que ya se lo había dicho muchas veces en eras pasadas, puesto que su actitud lo demandaba.

-Esta armadura me ha acompañado por los siglos de los siglos en incontables batallas, y no ha perdido su brillo divino en ninguna ocasión, sin duda hiciste un buen trabajo forjando esta armadura la cual me ha sido muy útil, por eso tienes mi agradecimiento-

Así como tal expresé aquel agradecimiento ahora que recién lo veía en esta era para no tener que repetirlo luego mas adelante hasta que alguna vez este durmiera y volviera a despertar en una nueva era, ya que era costumbre agradecerle se había vuelto un poquito tedioso pasando a ser una rutina de cada era. Al menos así Hefesto se mantenía feliz de su trabajo y no armaba revuelos, por lo que tampoco era tan malo.

-Si, me imagino que con tantos dioses olímpicos despertando al mismo tiempo aquel lugar debe de moverse un poco con tantos cosmos fuertes moviéndose-

Ahora aquella molestia que poseidón había sentido dentro de mi ya se había apagado por lo cual mis ojos volvían a su tono negro profundo de mi cuerpo humano, así como podía notarse mi cosmos mas apacible además de tranquilo, haciendo brillar la naturaleza a nuestro alrededor como siempre lo ha hecho en todo su esplendor. Los rayos lunares quedaban bien combinados con el mar, nunca encontré vista mas bella que la luna llena sobre el océano quieto y pacífico, era la visión que mas me agradaba de todas las existentes, tal vez porque había un símbolo para ello, símbolo que solo yo como representante del mar entendía. Pero sin poder extenderme mas dentro de mis pensamientos, llega a mis oídos unas palabras que captaron mi atención.....a que se refería Hefesto con una prueba?, solo tuve que seguir escuchando observando sus expresiones tan "extravagantes" mientras hablaba, para entender a que se refería.

-Con que un reto amistoso....supongo que un pequeño calentamiento por los viejos tiempos le sentaría bien a este cuerpo para enseñarle al humano como pelean los dioses, así que acepto con gusto tu proposición-

Mis ojos volvieron a brillar nuevamente en un intenso azul marino, así como mi cosmos empezó a darle mayor brillo a mi armadura, y el agua cercana a nosotros se movilizaba una vez más resonando con mi cosmos del mar. Mi capa empezó a ondear por el viento leve que empezó a crearse en aquel lugar, hace mucho tiempo que no practicaba combate con otros dioses debido a mi largo sueño, por lo que creí que esta sería una interesante y divertida oportunidad de poder moverme un poco más. Así, retomaría la experiencia oxidada del combate, afilándola una vez mas.

-Te cedo el honor del primer golpe, Hefesto-

Mencioné tranquilamente colocando mi tridente marino a mi lado sostenido por mi mano derecha, miraba fijamente al dios en espera de su accionar.



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Takeshi el Jue Mar 06, 2014 11:19 pm

El rostro iluminado por la cosmoenergía escarlata de Takeshi muestra una sonrisa aún más grande a causa de la airada respuesta de su interlocutor divino, si eso era posible; ensanchar aquella mueca que irradia felicidad muestra inequívoca de la profunda alegría que embarga la humanidad de dicho guerrero.

Con apenas separar ligeramente el torso de la palmera que hasta hace algunos instante lo mantenía, la cual como consecuencia de la fuerza de Hefesto, cae trágicamente hacia la playa mientras éste se separa a pasos agigantados de su posición inicial... El Dios de la fragua divina se lanza en rauda y directa carrera en dirección de la reencarnación de Poseidón, mientras sus brazos se atrasan ligeramente con referencia a su cuerpo -
¡Jamás se dirá que el Dios Poseidón, Amo y Señor de los Siete Mares sea un cobarde! - grita, en un éxtasis de ansiedad por entrar en el fragor de la batalla... Mientras tanto, las cenizas que hasta hace un instante se mantenían únicamente en el cabello del recipiente de Hefesto se propagan por toda la playa, como si se tratara de diminutas lágrimas rojas sin quemar ni hacer daño alguno al besar el suelo; caen una a una, emulando una ligera nevada o una lluvia matutina, al mismo tiempo que ante tal espectáculo lumínico la airada voz de Hefesto opaca al grito agónico que genera la palmera al chocar con la arena y el agua, la cual eleva de igua lmanera un sin fin de gotas que se funden con la luz de la luna - ¡TE RECONOZCO POSEIDÓN! - articula ominosamente cuando en un movimiento imprevisto pone fin a su marcha al posicionar su pierna derecha por enfrente de su cuerpo a una distancia mínima de su contrario al mismo tiempo que, en el trayecto que realizan sus brazos perfectamente extendidos de su espalda hasta su pecho, ambas manos dan nacimiento a dos  esferas lumínicas con un núcleo negro delimitadas con precisión geometríca - ¡Y MIS LLAMAS TAMBIÉN TE RECONOCERÁN! - adjunta a su discurso con tono fatídico cuando ambas esferas colisinan a la altura del pecho de Takeshi, energía que por un instante parece volverse inestable - ¡TOMA ESTO! - aulla cuando las esferas rojizas pierden sus dimensiones y sus formas para convertirse en un rayo energético puro que tiene como objetivo el peto de la armadura divina del regente de la Alántida...

Dicho rayo lumínico acorta la distancia velozmente, dejando tras de si una profunda hendidura en la playa en un rastro de destrucción testigo de la ira divina, tal como una llama devora el papel y la carne, el ataque de Hefesto se acerca peligrosamente a la humanidad de Poseidón.


avatar
Takeshi

Mensajes 216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Souen el Vie Mar 07, 2014 11:30 am

Soundtrack de entrenamiento de los dioses!!!:

La energía azulada que emanaba de mi cuerpo empezaba a arder con mas fervor conforme pasaban los segundos, aquel momento en que podría al fin retomar algo de práctica física junto a otro dios me iba a venir muy bien ahora mismo, sobretodo porque el dios de la fragua era muy vivaz en el combate con aquellas llamas que incineraban lo que se encontrara delante de su visión, y eso me motivaba a mi a ponerme a la altura del desafío.

-(Esta experiencia te servirá para entender como combaten los dioses Jellal, mira y siente como se hace!!)-

-Adelante!!


De esta forma y como demostración de mi emoción por el combate con ambas manos elevé mi tridente haciéndolo girar rápidamente como el huracán mas feroz que pudiera haber existido, manteniendo una expresión seria y tranquila en mi rostro pero demostrando aquel espíritu de combate en la radiante luz azul de mis ojos marinos quienes observaban a Hefesto sin perderlo de vista. Nota como el espíritu del dios de la fragua empieza a arder cada vez con mas fuerza demostrando una pequeña lluvia negra de cenizas en el suelo, las cuales no lastimaban a la naturaleza gracias a dios, sino que eran partes del cosmos del dios que desbordaban debido a su intenso cosmos. De aquella forma y con mucha elegancia maniobré mi tridente apuntándolo hacia el dios de la fragua y herrero de tan espléndidas armaduras de todo tipo, esperando su ataque el cual venía con mucha emoción omnipresente acompañada de encendidas palabras, unos orbes oscuros que van tomando forma a medida que se acercaba, yo le esperaba listo para un contra-ataque determinando primero la clase de ataque que me enviaría Hefesto, mas vistosamente un ataque de cosmos directo hacia mi cuerpo. Entonces en aquel momento donde su poder cambió sus esferas de color oscuro a rojo, mi cosmos se encendió como una gran flama marina generando un remolino de energía a la altura de mi pecho igualmente que las esferas de Hefesto cuando estas perdieron su forma geométrica perfecta, siendo que ahora eran un par de rayos de cosmos puro que vinieron hacia mi en la muy escasa distancia que separaba los cuerpos humanos de ambos.

-Arde cosmos....demostrémosle al creador de las múltiples armaduras y armas de batalla, de lo que es capaz el espíritu del mar!!-

Pronuncié en un tono elevado y omnipotente para que aquel remolino de cosmos reflector detuviera a los rayos de energía de hefesto en el acto, pero no solo eso, sino que también devolvía su poder al doble de fuerza y velocidad, aprovechando que el dios de la fragua se había acercado tanto a mi estando a solo 15 centímetros de mi cuerpo, sus posibilidades de esquivarlos eran casi nulas.

-La corriente marina tiene muchos afluentes, y algunos regresan a su origen!!! Cosmos Reflector!!-

Grité con un gran espíritu en mi voz devolviendo así los rayos ahora convertidos en luminosos rayos de color azulado como el mar, los cuales reflejando la luz de la luna adoptaban un brillo divino que muy pocos podían presenciar en su vida, y así aquella energía potenciada ya se dirigía al corto trayecto que debía recorrer para llegar hacia hefesto. Yo sonreí de lado con determinación en mi mirada azulada hacia los ojos de mi contrincante, demostrando que mi emoción era tan encendida o más que la suya.



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Takeshi el Vie Mar 07, 2014 8:40 pm

En el preciso instante en que el ataque del Dios Hefesto se condensa en el peto del Dios de los Mares su rostro se deshace en una mueca de asombro y confusión "Es fuerte... lo bastante fuerte para lograr reagrupar mi ataque y devolverlo reforzado" Piensa para sus adentros mientras el impacto inminente del ataque azulado de Poseidón ha devorado de forma voraz la distancia nimia entre éste y su objetivo... "No queda más remedio" es su forzada conclusión cuando de súbito se escucha una explosión que eclipsa de manera prolongada cualquier sonido en el lugar, tal como si el mismísimo Zeus hubiera lanzado un rayo en el terreno de la pelea; al mismo tiempo provoca que una densa pantalla de arena mezclada con cenizas se eleve ocultando tras de si el recipiente efímero del Dios Hefesto... - Hace falta más que eso para herirme, estimado Poseidón - se escucha decir de forma segura y desafiante a la reencarnación de Hefesto en la tierra, justamente en el epicentro de la tormenta de arena y ceniza que ha provocado el ataque recibido... Poco a poco, la arena retoma su lugar en la playa dejando una profunda abertura en forma de V enfrente de donde Hefesto recibió el ataque muestra de su poderío destructivo, sin embargo, una luz rojiza toma el papel protagónico de la escena que se forma al llegar la paz a la playa divina; lleno de destellos fulgurantes y luminosos el cuerpo de Takeshi se encuentra protegido por un remolino de fuego, tal como si se tratara de las alas extendidas del fénix, la faz del Dios Olímpico se encuentra inmersa y reesgaurdada en la constante y rítmica danza del fuego alrededor suyo - ¡Hace falta más que eso para romper mi manto ígneo!-grita arrogantemente cuando la velocidad de la defensa de fuego se mantiene constante y emula la de una estrella en medio de la oscuridad - No pasará dos veces, te lo prometo - auna finalmente cuando su humanidad se hace visible a través de las capas de fuego que lo envuelven - Prepárate para sentir el yugo del fuego inmortal - sentencia para después fijar su mirada escarlata en el Señor de los Siete Pilares Marinos.


avatar
Takeshi

Mensajes 216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Souen el Sáb Mar 08, 2014 12:10 pm

Off: Primero que nada takeshi quiero avisarte que Deltha ya respondió a mi mp, y me dijo que hagamos un par de cosas en nuestro entrenamiento. Tenemos que ir contando cuanto cosmos vamos gastando a medida que usamos nuestras técnicas (poniéndolas en spoiler al final del post mejor asi luego se les hace mas fácil revisar a los admin), no usamos los dados en esta ocasión sino que solo nos gastamos cosmos y los ataques que vamos haciendo (ya que recuerda que solo podemos usar dos contra-ataques y un ataque definitivo por "pelea"), y eso, cuando lleguemos a 0 de cosmos le avisamos a deltha para que revisen el entrenamiento que hicimos. Al final del post pondré lo que gasté con el turno anterior y lo que gaste en este para dar el total y pondré la técnica que use antes en spoiler y la que vaya a usar ahora, también hay que colocar la habilidad que uses en cada turno si es que la usas en tu roleo descriptivo, y pues hay que hacer eso xd.

On: Tras realizar mi contra-ataque en el cual ambas energías convergieron para dar resultado al regreso de los magníficos rayos ahora convertidos en energía marina pura directa hacia el Dios Herrero, este tal y como era de esperarse pudo repeler el ataque generando una explosión de cosmos desde su cuerpo que inundó cualquier sonido tapándolos por completo como si de uno de mis grandes tsunamis se tratara, sin dejar que nada se pose sobre este, y así Hefesto logró evitar daño alguno que pudiera recibir en su físico. Una densa neblina conformada por muchos granos de arena se había formado debido a la fuerza de la explosión, aquella arena era oscura ya que sufrío quemaduras debido al cosmos incendiario de Hefesto y ahora habían quedado tan negras como el cielo oscuro sin luz, o en sus partes donde la luz de los astros no logra llegar. Esta gracias al viento fresco, como el agua en la noche, que soplaba sin parar se fue dispersando dejándose ver así una vez más la silueta humana del dios quien a su alrededor había creado un orificio con forma de V con su poder, y que finalmente para cuando la arena regresó una vez mas al suelo este se podía ver por completo a detalle. De esa forma también logra divisarse un gran remolino de fuego protegiendo el cuerpo de mi adversario, cuyo estado fue resguardado por las danzantes llamas elegantes que este postraba, mas nada de intimidación logró generar en el Dios del Mar quien se encontraba con su semblante serio y determinado en combate, animado por el exquisito banquete que se daba en aquella escena de la playa bajo la luna radiante, siendo acompañados por la fresca brisa y el sonido tranquilizador de las olas agitar el fondo marino.

-Como era de esperarse de un Dios, intocable y poderoso, mas no has de confiarte demasiado porque es otro Dios quien es tu adversario, Hefesto-

De esa forma tras responder a las confiadas pero animadas palabras de el dios encendido, sonriendo de lado y con elegancia pasé a tomar mi tridente con ambas manos como si estuviera realizando un paso de ceremonia o baile, después de todo era mi herramienta y compañera mas cercana aquel Tridente que era símbolo de mi fuerza, a quien respetaba tanto como ella a mi. Lo elevé hacia arriba y empecé a hacerlo girar tal y como lo había hecho al principio, con un rápido movimiento de manos que lograban que el filo plateado fuera casi imperceptible a la vista común y corriente debido a la velocidad que llevaba mientras giraba. De esta forma un gran remolino de agua comenzó a formarse en la costa marina que teníamos prácticamente al lado, aquella agua que era iluminada constantemente por la luna y sus estrellas cercanas empezó a emitir pequeños destellos debido al movimiento que llevaba, lo que hacía que la luz se reflejara en pequeñas cantidades hacia todos lados para servir un espectáculo visual digno de un Dios. Y así como si un nuevo compañero de baile se hubiese unido a nuestra elegante danza, el remolino de agua viene directamente a rodear mi tridente, girando a su alrededor generando que un intenso brillo se hiciera presente sobre el tridente. Giraba mi tridente pasándolo por detrás de mi espalda, sobre mi cabeza y finalmente con una mano finalicé apuntando aquella arma divina hacia el Dios de la Fragua, lo que generó que el agua fuese como un gran taladro destellante hacia el remolino de fuego, creando una estela de niebla al chocar ambas fuerzas, pero claro esto era solo el principio de mi acto, ya que el primer movimiento era para aprovechar la ventaja elemental que tiene el Agua sobre el Fuego, y así debilitar su manto, para servir, el plato principal.

-Y ahora...se testigo de lo que hace bello al mar, las perlas sagradas......Explosión Marina!!!-

Tal cual un soldado al recibir una orden de su superior, el filo de 3 hojas de mi tridente empezó a brillar en un azul marino intenso dentro del remolino de agua haciendo que este empezara a agrandarse un poco mas para concentrarlo mejor al final en aquel taladro que debilitaba la defensa del dios. Y así, de aquel filo brillante se desprendieron esferas perfectas de el mismo color radiante, simulando aquellas perlas marinas que solo mi divinidad poseía en su Templo y alrededores como una gran decoración luminosa en el reino marino. Estas esferas estaban cargadas de un poderoso cosmos proveniente de mi presencia, las cuales viajaban a una gran velocidad directo hacia su defensa, listas para pasar através de esta con el camino que se había hecho el taladro de agua, para así impactar en la elegante armadura divina de Hefesto.

-Cuando el mar está tranquilo, es una escena hermosa a la vista, mas aún jugar con el agua tal cual un niño divirtiéndose en sus joviales días....pero cuando la marea empieza a agitarse, aquella tranquilidad puede tornarse en la fuerza mas aterradora jamás vista, arrasando con cualquier cosa que esté a su alcance....-

Expresé en poéticas palabras con una suave tonalidad entrecerrando un poco mis ojos mientras me deleitaba con el banquete visual que tenía frente a mi, aquel color marino que tanto me agradaba por fin lo veía nuevamente luego de tanto tiempo.

Off: Cosmos: 1000-100(Contra-ataque anterior)-200(Ataque directo)= 700
Contra-ataques: 1/2
Técnica definitiva: 0/1

Técnica del turno anterior:
Cosmos Reflector: Se crea una capa de cosmos en todo el cuerpo del usuario que bloqueara todo ataque de el o los oponentes en cualquier ángulo para luego regresárselos mas rápido de lo que ellos lo lanzaron y con una fuerza duplicada de la que usaron. Se usa para ataques en base a cosmos, sean físicos o ilusorios.

Técnica actual:
Explosión Marina: El cosmos del dios se concentra en el tridente o en una/ambas manos para generar una ráfaga de esferas de cosmos marino de Poseidon con un poder de ataque bastante destructivo, sobretodo de forma externa ya que no solo es capaz de dañar al oponente en su cuerpo sino también dañar su armadura en gran consideración. Las esferas van a una velocidad muy rápida por lo que esquivarlas no es tarea fácil para ninguno.

Habilidad:
Control Marino: Como el rey de los mares es capaz de controlar cualquier corriente marina en cualquier lugar, así como controlar el agua a su antojo hasta a nivel molecular, lo cual es su elemento principal el agua.



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Takeshi el Dom Mar 09, 2014 4:10 am

Hefesto, quien aún se mantiene bajo la protección de su manto de llamas se toma algunos instantes para admirar la demostración de dominio y control de Poseidón sobre su elemento. Víctima de un sueño eterno a causa de la inactividad de la alma inmortal del Artíficie Olímpico, su conocimiento de algunas habilidades de los Dioses aún permanecían en el total desconocimiento; por lo tanto, la creación de un ciclón sin aparente esfuerzo alguno por parte de Jellal, recipiente de Poseidón en la tierra, provoca un sentimiento confuso en la mente de Takeshi.

Sin embargo, para cuando el destello proveniente del tridente del Dios de los Siete Mares se hace visible aún a la distancia, la mente de Hefesto se vuelve a posicionar en la batalla, no lo suficientemente rápido ya que aquél bello ciclón se ha convertido en un taladro que amenaza con perforar su defensa; el encuentro es inevitable,  apenas la punta toca la primer capa de fuego, ésta cede sin mayor resistencia que la velocidad que lleva. Por primera vez en una eternidad, el señor del fuego que jamás se apaga siente un estremecimiento que recorre desde su coronilla hasta la planta de los pies.

"Qué poder de ataque posee... Sin lugar a dudas es hermano de Zeus..." piensa mientras resiente el boquete provocado por la ofensiva de Poseidón y poco a poco sus pies dejan un profundo  rastro sobre la arena a causa de la presión ejercida... Justamente en el instante en que siente que la presión cede un poco, posa su mirada en aquellas esferas luminosas que se desprenden del tridente del Amo de la Atlántida, y que se dirigen velozmente hacia su coraza divina... Impávido e incrédulo, Takeshi logra percibir cómo dicho ataque utiliza como entrada la vía abierta por el ataque anterior de Poseidón por lo que indefenso y poco ágil, únicamente acierta a cerrar con fuerza su boca y prepararse para la embestida que está por recibir.

Aquellas esferas tan pulcramente labradas a través de la energía del dios marino, impactan directamente en el peto de la armadura de Hefesto por lo que, inmediatamente provocan que éste pierda contacto con el suelo y salga despedido hacia la parte continental de la playa en donde se estrella con diversas palmeras provocando de nueva cuenta su caída, la fuerza del impacto es tal que para quedar finalmente inmóvil queda incrustrado en una roca, a una distancia humanamente imposible respecto de la playa en donde originalmente fue golpeado.

Un aturdimiento general se apodera de la consciencia de Takeshi quien, tras limpiarse con los nudillos de su mano un fino hilo de sangre que fluye a través de sus labios piensa "Es hora de tomarse esto en serio, no despertaste para redecorar la tierra" empero, posa su mirada rojiza en el peto de su armadura, la cual muestra signos de daño a causa del ataque recibido... Una ira incontrolable y visceral enciende inmediatamente el cosmos de Hefesto, quien en pocos instantes se ve envuelto por un manto rojizo; posteriormente su cuerpo desaparece de pies a cabeza, emulando una hoja al calor de una flama...

Instantes después su cuerpo se reintegra llama a llama justamente enfrente de Jellal, aún envuelto en un manto lumínico escarlata, el rostro de Takeshi muestra desprecio y furia sin apartar su mirar de la humanidad del dueño del mar - Sé que las armaduras tienen como principal objetivo preservar la vida de quien las porta, están diseñadas para recibir ataques... Su perfección radica en cumplir su propósito; proteger - inicia con tono hostil cuando separa sus brazos de su torso, extendiéndolos totalmente, de igual forma abre ambas palmas - Sin embargo, yo soy Hefesto, el Forjador Olímpico, creador de la armadura de Aquiles, diseñador de la mismísima Pandora... Mi entendimiento acerca de las armaduras va más allá que el de una simple utilización para la guerra; es arte, están vivas... ¡Y esta falta de respeto no quedará impune! -  culmina cuando en ambas palmas abiertas se dan nacimiento dos diminutas partículas de un amarillo destellante que crecen de forma exponencial mientras las palabras de Takeshi fenecen ante la presencia de Jellal

- ¡ARDE COSMOS! - articula con ferocidad y enojo cuando las diminutas partículas de energía ahora integran sendas esferas, las cuales a medida que el Dios de la Forja eleva su energía cambian a una tonalidad naranja; de éstas se desprenden diminutos rayos, como si en su interior estuviesen proyectándose diversas energías - ¡FUNDICIÓN ESTELAR! - culmina cuando las esferas se vuelven inestables en cada palma, para lo cual Takeshi las funde en una sola; inmediatamente se unen y nuevamente cambian de tonalidad al rojo de la sangre, al rojo de las llamas, al rojo ira... Aquella aglomeración energética cambia notablemente el ambiente de la playa pues, ahí donde reinaba la oscuridad y el dulce velo de la luna, ahora pareciera que un diminuto sol se ha dado nacimiento en el lugar de descanso de los Dioses, ya que ha alcanzado proporciones ajenas al control de cualquier ser humano - ¡ARDE, ARDE, ARDE, ARDE! - se oye como una maldición irrevocable cuando, aquel sol diminuto se dirige a toda velocidad en dirección de la reencarnación de Poseidón en la tierra, tal como el designio del destino o una predicción ominosa, las palmeras que cayeron tras haber sido víctimas del cuerpo de Takeshi ahora se queman, mientras tanto la esfera se acerca cada vez más a Poseidón.

OFF: Edito porque olvidé los marcadores.
Cosmos: 1000- 200 (AD) - 40 (D) - 200 (AD))= 560
Contra-ataques: 0/2
Técnica definitiva: 0/1
Técnica usada:
Fundición estelar.- Takeshi  eleva su cosmos para acumular energía en ambos brazos, la cual al alcanzar el nivel deseado será moldeada en  forma  esférica en cada una de sus palmas, posteriormente  las unirá en una sola para incrementar su poder, finalmente lanzará esa única esfera hacia el enemigo.
Habilidades:
Pirocontrol. Habilidad que permite la generación y manipulación del fuego.
Teletransportación. Habilidad que permite la movilidad del personaje de un espacio a otro.


avatar
Takeshi

Mensajes 216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Souen el Lun Mar 10, 2014 8:26 pm

Mis lucidos y magníficos movimientos dieron resultados positivos dentro del combate, la estrategia de primero debilitar y luego rematar a la imponente defensa del dios de la fragua logró por consiguiente asestar con el golpe directo hacia su cuerpo y armadura, la cual tuvo ciertas grietas tras recibir mi impacto. El joven cuerpo humano de mi adversario salió despedido por los aires hasta aterrizar varios metros mas atrás debido al golpe directo de las perlas marinas, para luego levantarse con algo de dificultad, habría quedado algo aturdido por mi ataque?, tal vez tenía mas fuerzas de las que creía, puesto que había despertado hace no mucho tiempo me preguntaba que clase de fuerza tendría mi cosmos actualmente, y si lograba hacer aquello con un Dios, entonces ya me había recuperado bastante. Cierta confianza empezó a brotar de mi pecho para exparcirse por el resto de mi cuerpo, me sentía tan vivaz como siempre lo había sido en combate, si trabajaba junto a mi arma sagrada no había nada que no pudiera lograr sin importar las condiciones lo cual hizo que una sonrisa de lado apareciera en mi rostro mientras observaba con aquellos ojos marinos a mi oponente. Este observaba su armadura, se le notaba una gran molestia en su rostro no necesitaba ser adivino para saber que el dañar el símbolo de su orgullo, su propia armadura, le había hecho enojar.

Y así como si se tratase de uno de los ágiles rayos de mi hermano Zeus, la figura de Hefesto se hace presente justo delante de mi, solo que se había transportado ahora a una distancia mas cercana en poco tiempo...tendría aquel dios, la habilidad de la teletransportación?, esto podría ser aún mas interesante de lo que había supuesto al inicio. Así este empieza a pronunciar palabra con notable enojo en su tonalidad, el ceño fruncido y los dientes apretándose un poco cada vez que se juntaban, este empezó a decir cosas acerca de las armaduras y eso, lo que siempre dice como su discurso lleno de el orgullo que sentía por su trabajo el cual ya había escuchado tantas veces en el pasado, sobretodo cuando recién había forjado las armaduras, parecía que se le caía el cielo encima de lo emocionado que estaba al terminar con su arduo trabajo, pero era gracioso verlo. Noto su movimiento físico, algo preparaba al extender sus brazos....

-(Tendré que tomar distancia mientras pueda, no vaya ser que me agarre con la guardia baja)-

Tal y como mi personalidad era estratégica así se mostraba mi temple ahora como dios marino, siempre había sido así en combate u otros asuntos, muy analítico pero también incluía emociones y/o sentimientos de ser necesarios para el mejor entendimiento de la situación además de alimentar mi propio espíritu, y todo gracias a mi usual tranquilidad. A juzgar por su actitud además de lo que hacía, se notaba como el cosmos empezaba a hacer su presencia sobre la palma de sus manos, yo doy un salto prudente hacia atrás para poder prepararme para lo que venía.

-(Creo que vendría bien probar una habilidad totalmente defensiva ahora....total, aún no he usado ninguna)-

Me encogí de hombros como respuesta a mi propio pensamiento y así pasé a colocar el tridente marino enfrente de mi de forma diagonal, empezando a concentrar mi cosmos a la par de Hefesto para poder defenderme de su siguiente ataque, ya que su gran voluntad ardiente empezaba a reflejarse en las esferas luminosas que tomaban forma en sus manos e incluso podía sentirse algo de calor en el ambiente al concentrarse así su cosmos ígneo. Su espíritu se encendía mas, el dios herrero estaba mas que sumido en su emoción de la ira por haberle dañado su armadura lo cual generaba que lanzara dicho ataque con tanto fulgor, por mi parte ya estaba preparado para evitar su golpe en cuanto lo lanzara, pero primero quería ver, como todo curioso en combate, de que trataba la técnica de su oponente. Este sin más exclama el nombre de dicha técnica al lanzar una esfera solar hacia mi presencia, sonreí puesto que ya estaba listo desde hace un rato gracias a el tiempo en que Hefesto se tomó la molestia de explicarme el funcionamiento de las armaduras, dándome tiempo para preparar mi cosmos.

-(Traslación Divina...)-

Pensé para mis adentros, mi cuerpo a la vista de el dios herrero y amo de las armaduras, parecería desmaterializarse lentamente en pequeños cristales azules los cuales con su brillo dejaban paso a que la esfera tomara protagonismo en la escena y brillara lo que quisiera brillar, mas no podría tocar aquella armadura del mar de la cual tan orgulloso estaba Hefesto. En cuanto a lo que en realidad ocurrió fue que yo me había movido a una velocidad demasiado rápida como para ser visto, tanto así que se producía aquel efecto de "desmaterialización" en mi cuerpo, cuando verdaderamente se trataba de que yo ya no me encontraba ahí simplemente. Dejaría unos segundos el ambiente en silencio, no aparecería para dejar a mi adversario en un suspenso profundo, con la tensión de que no sabía donde se encontraba su oponente, para luego re-aparecer en un abrir y cerrar de ojos, algunos metros detrás de él.

-Como podía esperarse de Hefesto, dios írgneo, tu cosmos sigue tan radiante como siempre-

Sentencié finalmente para que mi adversario pudiera verme, dejándole tal vez impresionado pero a su vez consternado, después de todo había evadido su tan encendido ataque con el cual se disponía a golpearme, descargando toda su emoción en él por haberle agrietado su armadura divina, pero bueno, era un combate y las emociones eran un arma de doble filo, ya que podían fortalecer o debilitar el cosmos, así como también podría llevarte a la victoria siendo la punta de tu lanza, o distraerte de la realidad del combate y llevarte a cometer un error. Mi capa continuaba ondeando, la palpé unos instantes con mi mano libre acompañada de una sonrisa satisfecha. Luego pasé a observar detenidamente a Hefesto una vez más, me preguntaba que iría a hacer ahora, atacaría nuevamente o dejaría paso a un nuevo ataque producido por mi?...

Off: Cosmos: 700-40(Defensa)= 660

Contra-ataques: 1/2
Técnica Definitiva: 0/1

Técnica Defensiva:
Traslación Divina:  Al verse amenazado, se usa el cosmos concentrado para empezar a desmaterializarse, practicamente "desapareciendo" de la trayectoria del ataque, si fuera necesario logrando desaparecer hasta a miles de millones de años luz de distancia para poder evitar el ataque, esquivando así el ataque, luego de eso vuelve a materializarse en el campo de batalla automáticamente.

Habilidad:
Velocidad Divina: Esta habilidad del usuario es propia de los dioses, el cosmos divino de este le otorga una velocidad que puede superar cualquier otro tipo de velocidad, incluso la luz, esta es la velocidad de un dios, que al usarla pareciera como si el cuerpo mismo del usuario se desmaterializara del lugar, siendo que en realidad se mueve a una velocidad totalmente imperceptible.



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Takeshi el Jue Mar 13, 2014 12:40 am

Por un instante Takeshi no puede hacer más que sentir admiración por el rendimiento en batalla de Poseidón, pues gracias a su increíble habilidad logra salir de la trayectoria de aquél diminuto sol mediante el uso de una defensa absoluta, sin embargo, el ataque del rey de los metales preciosos continúa su paso tal como fue diseñado momentos anteriores y al no tener objetivo al que golpear, impacta directamente sobre la arena.

Por un breve lapso de tiempo, la luz de aquél pequeño sol genera un resplandor violáceo que es completamente distinguible y  ajeno a sus característicos rojos de la energía del inmortal, aparentemente su núcleo implosionó al tocar tierra firme creando una fuerza centrífuga que atrae piedras, arena, palmeras y agua por igual... El ambiente emula la paz que precede a la catástrofe pues, a diferencia de hace unos instantes en que Takeshi rompía la roca, en este momento todos los sonidos han cesado... La playa se llena de paz durante algunos segundos... De pronto la fuerza centrífuga se detiene y del profundo abismo que creó al impactar la playa, un poderoso rayo lumínico se eleva por el cielo, como si se tratara de un faro divino en medio de aquél lugar paradisiaco... Aquella manifestación destructiva es breve, reduciendo el espesor del rayo rápidamente hasta desaparecer por completo.

La conciencia de Takeshi está completamente absorbida por la ira de Hefesto quien percibe la reaparición de Poseidón algunos metros detrás de su espalda, aunque se permite admirar algunos instantes del poder de sus llamas para después dar media vuelta sobre su propio eje y enfrentar con su mirada encendida la humanidad del Dios de los Mares:

- Eres rápido, puedo otorgarte eso... Veamos si eres capaz de escapar a lo siguiente - murmura con un tono no totalmente cuerdo, ya que su mente se mantiene sumida en un ataque de ira que le carcome por dentro... Su cabello rojizo se mantiene encendido desprendiendo ceniza a mayores concentraciones que antes - Veamos si ardes... O tal vez también desaparezcas en sal como las sirenas... Verte arder será majestuoso... - murmura entredientes, rechinándolos de manera irritante mientras un súbito de cambio de temperatura en la playa de descanso de los Dioses provoca que el calor se torne insoportable para cualquier humano, al mismo tiempo que  el cuerpo de Takeshi genera un manto ígneo alrededor suyo; aquellas llamas nacidas desde la energía cósmica del dios olímpico danzan a un ritmo frenético, enloquecido, azuzadas por el arrebato de locura de Hefesto... Inesperdamente, debido al agresivo cosmos ígneo y la falta de atención de Hefesto sobre su energía, la poca vegetación que aún se mantenía viva se enciende, como si el mismo infierno se hubiese desatado.

- Arderás, arderás... Arderás... ¡Serás tragado por mis llamas! - dice ensimismado mientras la ubicación del lugar tiene un cambio dramático, la escena del infierno liberado por Hefesto se ve sustituida por un sin fin de estrellas, constelaciones, en la profundidad de un universo lejano y justamente en el centro de aquél despliegue de fuerza una nueva imagen hace aparición a espaldas del cuerpo de Takeshi; Hefesto, tal como el mito lo describe de proporciones titánicas, un hombre lleno de barbas, con un martillo golpeado un pedazo inerte de metal encendido al rojo vivo.. - Es hora de conocer la ira de Vulcano - dice exhibiendo una sonrisa cínica y sórdida al tiempo que eleva sus brazos recubiertos energía como si hiciese una invocación... Dentro de aquél lugar infinito, plagado de estrellas y de constelaciones una lluvia de cometas hace aparición con dirección hacia Poseidón...

Por otro lado, Hefesto posiciona sus palmas a la altura de su cadera palma a palma lo que trae consigo un destello escarlata - ¡TRATA DE EVADIR ESTO! ¡¡FURIA DE VULCANO! - grita eufórico embriagado en ira y rencor cuando de la unión creada de sus manos sale despedido un rayo energético puro completando la técnica más devastadora del Señor de la Forja Olímpica acortando distancia entre su emisor y receptor amenzantemente.

Dentro de la mente de Takeshi, la mente de Hefesto comienza a diluir su furia, muy tarde, aparentemente, ya que de nueva cuenta la consciencia humana toma el control de su cuerpo.


-------------------------------
OFF:
Cosmos: 560 - 400 (TD) = 160
Contra-ataques: 0/2
Técnica definitiva: 1/1

Habilidad: Pirocontrol.
Técnica definitiva: Furia de Vulcano.Ataque definitivo consistente en lluvia de meteoros en primera instancia, para posteriormente generar un rayo incandescente directo hacia al enemigo


avatar
Takeshi

Mensajes 216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Souen el Lun Mar 17, 2014 8:07 pm

Off: Ya que el ambiente esta cambiado, cambiemos de música de fondo también!!!
Spoiler:

On: Aquel torbellino de emociones dentro de el Dios de la Fragua no parecía querer ceder, ya se le notaba a kilómetros la ira que portaba aquel cuerpo humano siendo poseído por completo por el dios Hefesto quien no daba tregua a querer volver a un segundo plano en este combate, el humano simplemente no era capaz de retener la voluntad del dios dentro de él.....y quien lo haría?, si Hefesto era conocido por ser muy alocado e imparable cuando llegaba a ese estado de locura combinado con ira fogosa como un gran Sol. Aún así yo llevaba la ventaja en aquella batalla puesto que mi gran concentración al estar en total calma me permitía observar a través de mi sexto sentido cuánto cosmos residía aún en aquel cuerpo que portaba a Hefesto, y sin dudarlo el mío era aun mayor que el suyo, sin contar que no había recibido ningún ataque y este ya había sido golpeado por un devastador conjunto de perlas marinas hechas de cosmo de mi propia esencia divina.

-(Algo no me suena bien de lo que va a suceder ahora....esta realmente sumido en su ira divina, por lo cual tengo la ventaja psicológica del combate....también tengo mayor cantidad de cosmos y no he sido herido mientras que el sí, otra pequeña ventaja....pero porqué tengo este presentimiento?.....)-

El Dios del Mar sentía la agitación del cosmos ígneo de mi rival y por lo tanto podía también ver sus intenciones tales como aquel fulgurante instinto asesino que se mostraba presente en aquellos orbes rojos como Marte que representaban la posesión completa de Hefesto en aquel cuerpo joven. Algo se veía pronto por lo que tomé mi tridente con mas fuerza colocándolo de forma defensiva delante de mi, afirmé mis pies en la quemada arena de playa que me rodeaba, esta crujió levemente al separarse los granos sólidos de arena negra que se encontraban a altas temperaturas debido al anterior ataque de mi oponente. Solo podía escuchar las palabras temblorosas de mi contrincante que poseído por aquel sentimiento que solo podía consumir y consumir cada vez más la cordura de uno mismo, le costaba hablar claramente e incluso se notaba cierto temblor exagerado en su cuerpo debido a la gran cantidad de energía que había acumulado hasta ahora. Entonces como si volviera nostálgicamente a aquella vieja época del mito en donde las divinidades personalmente luchábamos contra todo aquel que se nos quisiera atravesar en nuestro camino, observo la verdadera silueta de el dios herrero como si estuviera en un gran cine con un gran proyector mandando la imagen de aquel dios a la pantalla. Este totalmente enardecido cambió con su cosmos la oscura pero a su vez brillante escena del combate bajo la luna llena, para ahora pasarlo a un gran infierno descendente del cual solo meteoros podían observarse caer en la tierra. Me cubrí rápidamente con cierto temor recorriendo mi cuerpo como si se tratara de uno de aquellos temblores que yo mismo lograba generar en la tierra con solo desearlo o con solo estar enojado porque algo me molestara, mientras tanto solo observaba caer a aquellos meteoros en diferentes lugares, todos parecían querer golpearme pero no lo hacían, lo que noté algo extrañado arqueando una ceja ligeramente.

-(Es esto acaso alguna distracción para.....oh demonios!!)-

Abrí mis ojos como platos al observar el gran rayo que a la velocidad de la luz vino hacia mi en un abrir y cerrar de ojos tras las últimas palabras pronunciadas de forma omnipotente por parte de el dios de la forja, y simplemente no pude evitar la trayectoria de aquel ataque el cual parecía ser por muy lejos, la mejor técnica de Hefesto. Tras el impacto solo pude volar dando giros por los aires muy lejos hasta caer al mar que rodeaba aquella isla, recibí un gran aturdimiento que solo me permitió escuchar un agudo pitido mientras surcaba los cielos hasta aterrizar con el "Splash!!" al caer al agua salada. Hundido, así me encontraba ahora físicamente claro ya que mentalmente aún no había reaccionado del todo sino que poco a poco con la visión algo borrosa empecé a retomar consciencia, observando transparentes burbujas salir desde mi boca hacia la superficie la cual quedaba muy lejos ya de mi alcance....

-Me confié......Hefesto es fuerte ya que es un Dios después de todo.......pero.....ESTO NO SE QUEDARÁ ASI...-

Sentencié fríamente bajo el mar para empezar a hacer brotar mi verdadero cosmos divino, realmente no creí necesitarlo desde un principio pero las circunstancias clamaban por otro resultado, otro camino, y ese camino era el camino de la destrucción total en este caso. Mi corazón empezó a latir con fuerza dentro de mi pecho el cual era cubierto por una armadura llena de rasgaduras y algunas grietas, la cual empezó a brillar intensamente bajo el mar generando una luz que inclusive llegaría a la superficie y saldría como un gran rayo celeste marino hacia el cielo nocturno, directo a la luna llena. Desde ese entonces una gran emoción se apoderó de mi cuerpo, emoción de querer cierta venganza contra el ataque del dios forjador, después de todo le devolvería el honor de presenciar la técnica mas imponente de todas entre los dioses, así como el me había demostrado la suya.....

Off: Nuevo soundtrack de ambiente para finalizar con este momento de tensión!!!
Spoiler:

On: La tierra empezó a temblar brutalmente conforme aquel sentimiento iba en aumento dentro de mi generando un remolino de cosmos marino que rodeaba mi cuerpo con intensidad, el cual a su vez lograba que el agua empezara a embravecerse con cada vez más ímpetu en la costa, en el océano, toda el agua hasta el horizonte estaba en un gran movimiento junto con la tierra, acompañado de una gran ventisca que podía incluso arrancar árboles de raíz....la gran ira de el Dios de los Mares había despertado ligeramente, en conjunto con cierto protagonista en esta pequeña historia, el cual también estaba presente entre las presencias de Jellal y Poseidón, que formaba claramente, parte del humano.

-Já!, así que has despertado al sentir la gran efervesencia de la batalla eh?.......BIEN!, entonces acabemos juntos con nuestro adversario en esta ocasión....Jellal....o quiero decir.....-

Mi cosmos generó una gran explosión que dio forma a un gran remolino ascendente en el cual se iba concentrando el agua alrededor de una gran esfera marina, mientras que el temblor no cedía bajo ninguna circunstancia con la clara intención de hacer caer a mi contrincante al suelo, para que reconociera su lugar frente a mi, como si cierto egoísmo lleno de ira hubiera brotado por unos instantes solo para darme un pequeño empujón hacia adelante en este combate, por esta vez. Empezó a llover y los cielos se cubrieron exceptuando a la luna llena la cual dejé para que me iluminara, creando una gran escena magistral a mi alrededor, un gran espectáculo que le daría a Hefesto personalmente en devolución de su gran técnica. Así la luz que me rodeaba como una esfera marina fue concentrándose en la punta de mi tridente el cual elevé hacia arriba, dejándome poco a poco al descubierto postrando una gran aura marina no solo alrededor de mi cuerpo, sino también en mi armadura, en mis ojos y en aquel sello que portaba sobre mi ojo derecho, el cual brillaba con intensidad.

-Es hora de que te demuestre lo que es la verdadera desesperación cuando el mar esta embravecido!!!!...Hefesto!!! considera esto un honor en devolución a tu gran poder!!!!........EL Juicio......FINAL!!!!-

Exclamé con fervor para dar lugar a ciertos rayos acompañar el ambiente tormentoso, sacudidor y lleno de furia de la naturaleza que se arremolinaban entorno a Hefesto. El suelo empezó a agrietarse a su alrededor siendo inundado luego por las grandes aguas del océano sin dejarle salida, un gran remolino empezó a formarse alrededor de la isla y poco a poco acorralaría a Hefesto en su lugar....ya la escena estaba casi terminada, el dios de la fragua no podría ver mas que agua a su alrededor y como la tierra empezaba lentamente a resquebrajarse debajo de sus pies sintiendo aún el sacudidor temblor que acompañaba el movimiento terrenal. Lo único que podría ver como última esperanza, era la luz de la gran luna llena al final del remolino en la cima de este, pero justamente eso quería enseñarle, la última chispa de esperanza antes del desastroso final......Salté quedando por encima del remolino, ahora hefesto podría observarme tapando la luna llena tan blanca como la nieve, con una gran esfera marina hecha de cosmos, como si una nueva luna llena de color marino la hubiera cubierto. Yo observé a Hefesto con ira pero a su vez con cierta altanería y orgullo puesto que este combate había demostrado ser mucho mas delicioso de lo que creía, este banquete sin duda es uno de los mas exquisitos que yo hubiese probado jamás desde mi despertar. Finalmente, solo descendí el tridente apuntándolo hacia abajo para permitir que la gran esfera marina fuera a una increíble velocidad para impactar directamente en el Dios Herrero, y luego generar una gran explosión que consumiría lo que estuviera a su alrededor reduciéndolo prácticamente a la nada absoluta.

-Ha sido un gran combate de demostración compañero, me he divertido-

Solté un leve suspiro al terminar, las aguas empezaban a retornar a su estado calmo en el basto océano, la tierra poco a poco detenía su brutal movimiento, el viento retomaba su lento soplar y las nubes tormentosas empezaron a disiparse dejando una vez mas la compañía de las estrellas a la luna en el cielo nocturno. Descendí lentamente como si flotara con un aura marina a mi alrededor y mi capa ondeando como si el viento aún soplara con fuerza, el brillo de mi armadura retornaba a su habitual color anaranjado con detalles en dorado que con mucho cuidado se había tomado la molestia de realizar Hefesto en mi armadura cuando la creó. Toqué suelo, si es que aún quedaba alguno, en espera de que la gran nube de polvo que se había formado en el lugar del impacto se disipara por completo para observar el estado de mi rival.

Off: Cosmos: 660-400 = 260
Contra-ataques: 1/2
Técnica Definitiva: 1/1

Técnica Definitiva:
El Juicio Final: Con esta técnica se concentra una gran cantidad de cosmos que se eleva hacia el infinito de forma imponente, para así generar dos posibilidades de ataque. La primera es generar un gran e Inmenso Tsunami de al menos 50 metros de alto y 30 de ancho que arrasarán con todo lo que esté a su paso en frente del usuario, con una fuerza voraz que dañara por completo el cuerpo y armadura de el o los oponentes, llegando a ahogarlos si se llegan a quedar atrapados allí. La segunda posibilidad es concentrar todo ese cosmos marino en una gran esfera que se lanza a una velocidad altísima capaz de destruir lo que esté en frente, reduciendo el cuerpo del oponente a partículas subatómicas (el diámetro de a bola es 10 metros).

Habilidades:
Control Marino: Como el rey de los mares es capaz de controlar cualquier corriente marina en cualquier lugar, así como controlar el agua a su antojo hasta a nivel molecular, lo cual es su elemento principal el agua.

Control Terrestre: También al ser quien agita los suelos, puede generar terremotos o desprendimientos de tierra inmensos sobretodo si esta furioso, esto en si es la habilidad de controlar la tierra en toda su expresión incluso a nivel molecular.

Control Ambiental: Así como controla el agua y la tierra también se puede controlar el clima, siendo que puede pasar de ser soleado a tormentoso, ventoso, cualquier característica climática posible e incluso desastres naturales a lo largo de la superficie si es necesario.



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Takeshi el Mar Mar 18, 2014 11:29 pm

Takeshi se pierde por instantes en el majestuoso despliegue del fuego, de su voraz hambre destructora, de su habilidad por purificar todo a través de su intenso calor… Aquella técnica debía ser sellada, usada en casos de emergencia, su poder siempre generaba un cambio en el escenario de la batalla… Hefesto lo sabía, tenía conocimiento de que gracias a su concentración cósmica había podido dar vida a objetos inanimados, sin embargo, la esencia de su poder siempre había sido la muerte… la purificación.

Por tanto, mientras el escenario cósmico es nuevamente sustituido por la playa de los Dioses, la ira de Hefesto se haya calmada… Liberar toda su fuerza en un único ataque funcionaba perfectamente como válvula de de escape, pero desde la época mitológica Hefesto detestaba la imagen que le seguía a su arrebato olímpico de furia… Pero el día de hoy era diferente, completamente diferente, tenía a alguien para que cargara con sus pecados, así como el también cargaría con los suyos.

Un acuerdo mutuo de colaboración lavaba sus culpas; un contrato de perdón que hacía sentir humano y Dios a cada respectiva parte.

Sin embargo, aún con las imágenes robadas de la memoria de Hefesto, aún con la bien labrada reputación entre los Dioses del poder de su ira… Aún sabiendo todo eso no tenía idea de lo que sería testigo a continuación;

Lo que hasta hace algunas horas había sido una apacible playa, llena de vegetación y vida ahora se mostraba como un paraje muerto, vacío, completamente yermo y estéril… Sólo ceniza y más ceniza, como una nevada negra que trata de cambiar de color la arena blanca de la playa… Más allá, en donde presuntivamente impactó el ataque de Hefesto a Poseidón pueden verse con claridad centenas de cráteres, indudablemente producto de las bolas incendiarias del ataque… Pero lo que acaparaba la atención era un cráter en específico, ahí donde la cosmoenergía rojiza impactó a Jelal, se veía un vacío de dimensiones titánicas, que lentamente era rellenado por las olas del mar…

“Maldita sea Hefesto, pudiste haber jodido un maldito ecosistema que teóricamente pertenece únicamente a los Dioses” reprende indignado ya que no puede advertir en ningún lugar la presencia del Dios de los Mares “A mi no me jodas humano, él me buscó y me encontró” replica a su vez el Dios, mientras la mirada de Takeshi recrea mentalmente la trayectoria que debió seguir el cuerpo humano de Poseidón.. “Claramente ahí lo golpeó… Doblemente maldito Hefesto, no trazaste una buena proyección, golpeó contra el mar y probablemente se haya hundido” concluye terminantemente mientras deja escapar un profundo suspiro “”Encuentro amistoso” ¿no es así? ¡Haz hecho un jodido desastre! No puedes dejar que tu ira se suelte así como así… ¡Además fallaste por lo menos una centena de meteoros!” continúa en su análisis mientras sacude su peto “¡Takeshi, atento!” demanda Hefesto con un tono ansioso mientras en la superficie marina puede notarse claramente un rayo de luz emergiendo desde las profundidades “¡Prepárate!” vuelve a prevenir mientras aquella torre de luz se dirige hacia la luna, único testigo de aquél encuentro… Con aquella luz se percibe un inmenso cosmos, corrompido por ira y una intensa sed de venganza… Después de aquél rayo de luz vino el terremoto proemio ominoso de un ciclón que se comenzaba a gestar en el mismísimo mar… “Esa formación definitivamente no es natural” piensa Takeshi mientras lo único que puede es concentrarse en esa energía gestante “Por supuesto que no, el hecho de que haya golpeado a Poseidón no tiene nada que ver con que ahora mismo se genere un ciclón de la nada” dice  amargamente Hefesto mientras las proporciones de tal fenómeno climático continúan en aumento “Prepárate para recibir un ataque” adjunta el Dios mientras una explosión toma lugar en el escenario, aparentemente el ciclón constituida una parte preparatoria de la técnica de Poseidón, quien aglomera toda el agua en una esfera marina que se encuentra en la punta de su tridente…

Llovía, más bien caía un diluvio… La ceniza cósmica de Hefesto también estaba siendo purificada por el agua mientras caía… Cada partícula de fuego que ardiera en aquella locación también se apagaba ahora… Ante tal fuerza divina Takeshi no puedo sino preveer lo que será inevitablemente doloroso.

- Es hora de que te demuestre lo que es la verdadera desesperación cuando el mar esta embravecido!!!!...Hefesto!!! considera esto un honor en devolución a tu gran poder!!!!........EL Juicio......FINAL!!!!- se oye vociferar por parte de Poseidón.

- ¡Como si tu juicio me importara una mierda! – grita henchido en ansiedad; podía ser un humano, pero reconocía el reto de pelear frente a frente a un adversario de esa fuerza - ¡Y primero verás que el infierno se congele antes de que puedas regodearte con mi desesperación, iluso! – adjunta imperiosamente mientras se pregunta si será capaz de mantener aquellas palabras.

Momentos después la tierra comenzó a agrietarse y un tornado generado gracias a la energía de Poseidón parecía encerrarlo… Aún en lo alto podía ver con claridad el resplandeciente rostro del astro lunar… Preveía el final, una parte de él no podía esperar recibir tal embate, preocupándose por las consecuencias… mientras la otra mitad únicamente sentía una intensa necesidad de probarse indomable, tal como las llamas de la forja olímpica.

Finalmente, en un movimiento de egocentrismo, Poseidón se posó delante de la luna, haciendo imperceptible su brillo para el japonés… Después un silencio mortal… El choque con la esfera divina de Poseidón fue terrible, sentía como cada fibra de su ser agonizaba en dolor… La vista de Takeshi es incapaz de identificar el origen y el final de tal embate… Únicamente agua, agua por todos lados… Esa maldita sensación que le quema los pulmones por falta de oxígeno... Y finalmente la explosión…


La escena se llenó de un resplandor azulado que llenó aquella playa en ruinas…

Una lluvia ligera y el sonido de las olas relamiendo con la tranquilidad recobrada fueron la causa de su despertar… Takeshi puede ver el deshonroso estado de su armadura, la cual se haya resquebrajada en la mayor parte de sus piezas… El yelmo había desaparecido por completo, mientras que se mantenía con una rodilla hundida en la arena únicamente gracias al martillo y a la pinza de las cuales se afianzaba… Aparentemente dentro de la tempestad y agonía que había representado el ataque anterior, Hefesto había tomado momentáneamente el control de su cuerpo para convocar a sus más fieles armas… Su oído derecho sangraba… Y podía percibir un hilo de sangre goteando por sus labios…


El lugar había sido destruido… Aquella gracia y belleza que había sido provista por las deidades para su lugar de reposo había sido tomada por los mismos… Egoístamente, la vida en ese lugar había desaparecido.

Con la fuerza que le resta, Takeshi se apoya sobre el mango del martillo para reincorporarse sobre sus dos piernas, portando ambas herramientas… No dice nada, simplemente se mantiene erguido y orgulloso… Había sobrevivido a la ira de Poseidón por segunda ocasión, aquello era una digna hazaña de ser reconocida ya que en la mente del mortal un nuevo diálogo se dio forma:

“Tu cosmos está próximo a extinguirse mortal… Te recomendaría retirarte, pero sé que en gran medida mi tozudez y mal temperamento te ha metido en este lío, sin embargo, debo admitir que eres digno de portar mi llama… Si logramos salir vivos de esta prometo ser más cuidadoso con mi temperamento” dice el inmortal mientras Takeshi retira los vestigios de sangre de sus labios “No te preocupes, yo también quería probar mis capacidades… Y debo decir que aún puedo lograr más… Si salimos de ésta…. Nos espera un viaje en extremo divertido” contesta en su mente, tranquilamente el mortal cuando las huellas del combate se dejan percibir en su ánimo…

“Deberíamos contestarle a ese engreído ¿no crees?... Antes de que en un ataque decida hundir la Tierra” dice mentalmente el humano con un renovado optimismo mientras el inmortal únicamente asiente:

- Ha sido divertido, dolorosamente divertido – es la única contestación que logra integrar de forma creíble, su voz se escucha afectada por el impacto que recibió hace algunos instantes… Se mantendrá gallardo, sobre sus pies y portando su armadura… Aún cuando su vida dependiera de ello.
avatar
Takeshi

Mensajes 216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Souen el Sáb Mar 29, 2014 12:14 am

Mi ataque había sido efectuado sin demora y con una letalidad que arrasaba con los mundos que se hallaran frente a la magnificencia marina que había creado en representación de la luna, como si fuera una gran luna marina la que enceguece toda la vida que hay a su paso cuando la ira y la determinación de destruir ya no podían ir mas lejos. Sin más solo terminé por caer al rocoso suelo que en muy malas condiciones se hallaba, lleno de grietas por todos lados que eran rápidamente llenadas con el agua como si estuviera muy sediento el planeta a causa del cosmos ígneo de Hefesto quien había causado estragos en la naturaleza, no el mío que esta directamente vinculada a ella, y por más que usara su energía podía fácilmente devolvérsela para que así esta retornara a su radiante estado anterior. Apoyé mi tridente a un lado de mi sosteniéndolo firmemente con mi mano derecha, el viento empezó a soplar un poco mas fuerte a pesar de haberse calmado luego de mi movimiento, y mi capa ondeaba siguiendo aquella pequeña danza ligera del aire mismo.

No podía verlo por ningún sitio, era tal la concentración de polvo en el aire que todo estaba borroso frente a mis ojos sin dejarme ver absolutamente nada, ni una pizca de tierra que pudiera divisarse de entre tan espesa nube. Pero aquello no podría confundir a mi sexto sentido, el sentido que me permitía sentir el cosmos que me rodeaba así como el mío propio, aquel sentido que empecé a agudizar poco a poco iba revelándome cierta agitación unos metros mas adelante, un cosmos que fluía rápidamente en respuesta a algo que lo hizo cambiar repentinamente su curso. Supuse que era mi adversario así que me preparé para continuar con la pelea por si este aún no había tenido ya suficiente, mas no era sed de sangre lo que provenía de entre la niebla terrenal, sino que simplemente era un enfriamiento de la energía que una vez ardió tan fuerte o mas que un volcán.

Las palabras del Dios de la Forja llegan a mis oídos en una clara tonalidad que reflejaba la satisfacción que sentía por el combate, ciertamente habría aprendido la lección de no andarse con muchas emociones agitadas o simplemente el adversario podría contra-atacarle fácilmente como si se tratase de una liebre muy ágil pero confiada contra una serpiente fría como el hielo que esperaba el momento justo, asechándola pacientemente.

-Entonces, ya has tenido suficiente no?, o quieres terminar con esto?, cualquiera de las dos me viene bien ahora que ya he calentado-

Mencioné en un tono un tanto orgulloso como para ver si todavía quedaba magma dentro de la cabeza de Hefesto, el siempre era muy propenso a dejarse llevar por sus emociones e impulsos lo que le volvían en parte predecible y en parte no, pero si lo conocías tan bien como yo, básicamente el 99% de sus acciones eran predecibles según lo que hicieras o le dijeras. El sonido de las olas que pude apreciar al calmarme era música para mis oídos, incluso podía sentir como si mis fuerzas regresaran gracias a la motivación interna que encendía mi espíritu, además de que no había sido en demasía el daño recibido y por lo tanto aún estaba en completa forma para continuar luchando....aunque eso ya dependería de la respuesta de el dios flamín.

Off: Disculpa la larga demora!!! xDDD



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Takeshi el Sáb Abr 05, 2014 7:29 pm

Takeshi reprimió una risa, aquello era para divertirse hasta la locura... ¿Apenas había calentado? ¿Si había tenido suficiente? Eran preguntas obtusas, demasiado torpes incluso para un Dios del nivel de Poseidón. Era completamente notable que ambos cosmos estaban a escasa distancia de consumirse, apostaba que su interlocutor podría realizar, un ataque, máximo dos, mientras que el forjador japonés reconocía que su energía se encontraba más cercana al límite del cero.

No le molestaba, Hefesto había sido capaz de liberar algunas de las tensiones que lo aquejaban y Takeshi había tenido la posibilidad de crear un vínculo más profundo de entendimiento con el Dios; sin lugar a dudas aquél encuentro había sido beneficioso... Sin embargo su orgullo no le permitía dar un paso atrás, le irritaba la fanfarronería del Rey de los Mares, sus modos artificiales y frívolos:

"Deberías también aprender a sobrellevar tu frustración y enojo humano, no cabe duda que hemos hecho una pelea digna y que lo que sale de la boca de ese Dios únicamente es espuma...  Inofensiva y vacua" le hace saber mentalmente Hefesto al humano... sin embargo Takeshi no puede quedarse callado:

- Vaya, vaya, sin consideras desplegar un ciclón y destruir una isla como calentamiento... ¡Alzaré mi copa por ti en el Olimpo esta noche! - grita de forma descarada - Vamos, vamos, no te midas.... ¡Lánzame todo lo que tengas! - le insta como genuina invitación mientras poco a poco se pone de pie.

"Ja, ja, ja... Me diviertes humano; pasaremos tu vida humana bastante entretenidos por lo que veo" es la única réplica que se oye en el interior de la mente de Takeshi.

Sin embargo, el humano solamente siente cómo su corazón se acelera inmediatamente... Era un guerrero, el fragor de la lucha era su hogar, el sudor, la sangre... incluso el dolor eran viejos conocidos; pero ni toda esa experiencia le permitía olvidar el desgaste acumulado de su cuerpo; lo sentía pesado, adolorido, magullado... Y todavía un hilo de sangre corría por su rostro.

- Ven por mi - susurra mientras posa su pierna derecha detrás de su cadera y adelanta de izquierda, posicionándose de forma defensiva... el martillo que hace algunos minutos le ayudó a mantenerse de pie cae pesadamente contra la arena... No importaba que su cosmos estuviera a punto de extinguirse, sus puños bastarían para hacer frente a ese ególatra que era dueño de los siete mares.


avatar
Takeshi

Mensajes 216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Souen el Mar Abr 08, 2014 3:51 pm

Mi palabrería era en parte simple demostración de lo altanero que podía llegar a ser Poseidón muchas veces en combate, pero a su vez significaba una cosa la cual no sabría si Takeshi o Hefesto podrían decifrar, algo también relacionado con el combate y algo más. Aún luego de su rápida reposición dudaba de si el dios de la fragua querría continuar con el banquete y más ahora que llegábamos a la parte del postre. Por otro lado el aire se tornaba frío a nuestro alrededor asemejando al gélido clima de Sibería como si por acto de los cosmos divinos el clima se hubiera alterado bruscamente, poco a poco empezó a caer algo de granizo de las escasas nubes que aún cubrían el cielo, y contemplando el panorama con mis orbes azulados doy una gran inspiración llenando bien mis pulmones de aire, lentamente.

-(Todo esto me trae viejos recuerdos....poco a poco irás enfrentándote a otros adversarios de igual magnitud o tal vez mayor Jellal, por eso espero que lo que va del combate hasta ahora lo hayas captado como un pequeño entrenamiento, porque luego serás tú el que luche personalmente contra tus propios oponentes)-

-Descuida, hasta ahora voy logrando entender todo lo que han hecho, y al poder sentir mi cuerpo también presencié por mi mismo como manipular el cosmos para liberarlo, explotarlo y así aprovecharlo mejor en combate-


Todo lo que hasta ahora había hecho junto a Poseidón desde su despertar habían sido como pequeños tutoriales, cada uno con una lección distinta que tenía como objetivo enseñarme mas acerca de lo que yo era actualmente, así como también sobre otras cosas relacionadas al tema, todo para que en el futuro pudiera asumir por completo el rol del Dios del Mar, en combinación con mi voluntad e ideales de humano que en efecto servían para un experimento que nos propusimos la deidad marina y yo desde el momento en que nos hablamos por primera vez. Así como una patada en la cabeza las palabras de Hefesto me sacuden de mi mundo del pensamiento para devolverme a la Tierra, donde nos encontrábamos divirtiéndonos "amistosamente" en un gran combate entre Dioses.

-Heheh...-

Hice de forma rápida alarde de mi manipulación del Tridente Marino, moviéndolo rápidamente mientras lo giraba con ambas manos, pasándolo desde un lado, por detrás de mi espalda inclinándome un poco, y luego llevarlo hasta mi otro costado finalizando con un cambio de mano que sostenía mi arma sagrada. Y apenas había terminado de ejecutar mi "provocación" la energía cósmica dentro de mi empezó a brotar una vez más con su característico color celeste marino, extrañamente ardía mucho mas que al principio del combate y esperaba que Hefesto fuera capaz de presenciar la magnificencia de mi cosmos en aquel entonces....lo que aclararía mas a que me había referido con que esto fue solo un "calentamiento".

En un abrir y cerrar de ojos como si jamás hubiera existido en aquel espacio-tiempo, mi cuerpo ya no se encontraba donde estaba parado en la resquebrajada tierra a la vista de los ojos de mi rival, ahora este se había transportado a una velocidad divina detrás de el cuerpo humano de Takeshi. Con una sonrisa que portaba un toque maléfico en ella, generada simplemente por el furor en aumento gracias al combate, observé a Hefesto por sobre mi hombro izquierdo y los ojos solo un tantito entrecerrados.

-Cuanto menos cosmos poseo, mas fuerte este es Hefesto, y con más fuerza y voluntad arde!!-

Pronuncié en un tono seco, apenas dándole algo de tiempo a mis contrincantes de reaccionar, para propinarles una patada giratoria a su espalda la cual podría hacerlo retroceder un par de metros. La distancia a la que le había golpeado era muy escasa, menos de un metro era lo que nos separaba antes de que le golpeara, por lo cual suponía no sería fácil evitar el golpe....aunque, así como había visto anteriormente, mi oponente no era normal, era un Dios como yo, así que podía esperarme un contra-ataque de su parte.

Off: Cosmos: sin cambios

Contra-ataques: 1/2

Técnica Definitiva: 1/1



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Takeshi el Mar Abr 15, 2014 11:21 pm

Takeshi sentía claramente cómo cada músculo de su golpeado cuerpo comenzaba a quejarse del dolor. Los hombros no podían mantenerse rectos, su mirada variaba de lugar... Y aquél goteo de sangre comenzó a preocuparlo... Sin embargo, de nueva cuenta, el fragor de la batalla lo instaba a continuar con el combate, a no claudicar.

De pronto dejó de ver la faz de Poseidón... Aquello hizo que sus sentidos inmediatamente se pusieran en estado de alerta... Tuvo la absoluta certeza de que su contricante se encontraba a su espalda; bajo, artero, cobarde, eran algunas de las palabras que aparecían con rapidez en la mente de Takeshi mientras con fuerza adelanta el cuerpo quedando fuera del rango de la patada del Señor de los Mares.

El entrenamiento en la vida humana de Takeshi había rendido sus frutos, el sudor, las lágrimas y la sangre dejadas en el tatami lo habían convertido en un rival digno, aún cuando no fuera la reencarnación de un Dios. Una vez que hubo adelantado su cuerpo gira sobre su mismo eje, al mismo tiempo que la patada de Jellal continúa con su recorrido, después de haber errado su objetivo.

- Esperaba algo más decoroso de tu parte Poseidón, únicamente el indigno ataca por la espalda... Si sigues de esa forma le crearás mala fama a los Dioses - dice con un tono lleno de hiel y sarcasmo mientras da dos pasos hacia atrás para quedar a una distancia prudente de su adversario.

- ¿Es todo lo que tienes? ¿No dijiste hace algunos minutos que apenas estabas calentando? - adjunta con sorna cuando su cuerpo se recubre instantáneamente por un brillo rojizo que ondula, danzante, como si su cuerpo se hubiera transformado en una llama, en la luz que todo lo purifica - ¡ATÁCAME! - grita mientras el martillo se levanta del suelo, siendo convocado por su amo, inmediatamente la arma recorre la distancia que los divide y es asido con fuerza por parte de Takeshi.


avatar
Takeshi

Mensajes 216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Souen el Jue Mayo 01, 2014 6:50 pm

Todo salía acorde al plan, el encendido Hefesto no lograba captar nada de lo que hacía o decía, mis palabras eran simples distractores para decorar el ambiente mientras que mis acciones eran disuasivas logrando siempre engañar al honor ciego del Dios de la forja quien se centraba solo en mi como parte del combate, obviando lo demás como si solo fuera parte del espectáculo, sin saber que era justamente, lo mas importante. Al transportarme detrás de el joven no había hecho mas que dejarle en claro mi movimiento siguiente, ya había utilizado un movimiento ultra-sónico a sus espaldas antes para golpearle por detrás, y asumí que al hacer lo mismo nuevamente el joven iría a predecir que yo le atacaría a sus espaldas.

Independientemente de lo que hiciese, si hubiese contra-atacado le hubiera devuelto su ataque, ya que si bien el sabía que yo tenía pocas reservas de cosmos, también yo detecté su fuerza interna, y en cuanto a cantidad el tenía aún menos que yo, claro que en calidad ninguno de los dos grandes cedíamos, sino que en conjunción con nuestras conciencias humanas arremetíamos con todo lo que teníamos como dos alces al luchar chocando sus cornamentas con fiereza.

-Heheh...-

Atiné a esbozar con una sonrisa maquiavélica cuando observé como el joven cuerpo de Hefesto decidía alejarse de mi patada logrando evitarla, si...pero cayendo en mi trampa desde el inicio gracias a que solo se centraba en mi como el antagonista principal de su historia en aquella pelea. Escuché sus palabras degradantes hacia mi persona seguidas de su aura la cual como el fuego se había encendido impetuosamente para tratar de asustarme tal vez, claro, el creía que yo había estado usando trucos sucios como golpearle por la espalda, pero en realidad si algo carecía mi contrincante en estos momentos, era la lógica y estrategia, además de una buena observación a su alrededor. Luego de tantos ataques mas nuestras técnicas definitivas empleadas el suelo había quedado completamente en mal estado, agrietado y débil, yo estaba parado anteriormente sobre las grietas de aquel suelo, en el lado mas frágil puesto que allí fue donde más había impactado mi ataque, cerca de la posición de Hefesto. Lo que había hecho fue pasar a sus espaldas donde el suelo era mas firme para golpearle y pasarlo hacia la parte débil del suelo, la cual cedería ante mi voluntad sin demasiado esfuerzo ya que no era mucho el cosmos que aún quedaba en mi, pero ahora que el mismo se había movido hacia el suelo agrietado, solo enfocándose en mi, tenía vía libre para continuar.

-Te falta una mejor visión de las cosas Hefesto...en una pelea no solo hay que actuar con valía y portar una grandiosa voluntad que te de fuerzas para superar lo imposible, sino que también debes ser capaz de mantener tu mente en frío, analizar a tu oponente, tu entorno, y ser mas...estratégico, hahahahah!!!-

Reía abiertamente señalándole con mi mano libre hacia abajo sonriendo orgullosamente, para enseguida chasquear los dedos de esta y usar mi cosmos para hacer que la tierra se rompiera debajo de sus pies, desestabilizándolo y haciéndolo caer en otro hoyo mas profundo gracias a mi control sobre la naturaleza. Y claramente la tierra era parte de mi dominio, así que usándola a mi favor podía preparar mi siguiente movimiento.

Salté sobrevolando el cielo con la velocidad que había usado para transportarme detrás de mi contrincante a una altura no tan exagerada para tener una mejor precisión en mi ataque y menor distancia para que Hefesto no fuera a poder esquivarlo fácilmente. Y así concentré mi cosmos en el tridente marino el cual lanza desde sus puntas un rayo a la velocidad de los dioses el cual tenía la apariencia del mismo tridente, para entonces dividirse como las corrientes marinas divergentes en varios tridentes creando así una majestuosa lluvia marina de cosmos, que iría a golpear directamente al cansado Hefesto. Tenía en cuenta que la caída del Dios en la tierra me daría tiempo a moverme rápidamente para ejecutar mi ataque, además entraría en confusión al no saber que había caído en la trampa cuando el creía estar en lo correcto con su honor como guerrero...si que había tenido en cuenta los diferentes factores que podrían jugar a mi favor, solo esperaba que este movimiento valiese la pena.

Off: Cosmos: 260-200 (ataque directo) = 60

Contra-ataques: 1/2

Técnica definitiva: 1/1

Técnica usada:
Tridente del Emperador: Se concentra la energía en el tridente para lanzar una ráfaga de cosmos que rápidamente se transforman en varios tridentes de cosmos marino con una velocidad de dios siendo casi imperceptibles al ojo humano, con una alta potencia de penetración un solo golpe de esto puede romper las partes de la armadura del oponente en donde este cosmos impacte luego de tres golpes hechos por esta técnica e incluso llegar a dañar mas el cuerpo de la persona. Esto claramente deja partes del cuerpo del oponente expuestas a ataques directos a ellos sin que su armadura pueda defenderlos.

Habilidades usadas:
Control Terrestre: También al ser quien agita los suelos, puede generar terremotos o desprendimientos de tierra inmensos sobretodo si esta furioso, esto en si es la habilidad de controlar la tierra en toda su expresión incluso a nivel molecular.

Velocidad Divina: Esta habilidad del usuario es propia de los dioses, el cosmos divino de este le otorga una velocidad que puede superar cualquier otro tipo de velocidad, incluso la luz, esta es la velocidad de un dios, que al usarla pareciera como si el cuerpo mismo del usuario se desmaterializara del lugar, siendo que en realidad se mueve a una velocidad totalmente imperceptible.

Disculpa la demora, pero me enteré tarde de que me habías posteado ya sabes xd



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Takeshi el Miér Mayo 14, 2014 11:09 pm

Por un momento el Dios de la Fragua no hace más que reprocharse su falta de previsión y dominio del terreno ya que, como había previsto Poseidón, el guerrero japonés cayó sin remedio en la ruptura generada por el desgaste de la tierra debido a los constantes ataques encontrados.

Un crujido es el preámbulo para la fisura que se abre mientras Takeshi es absorbido por ésta; posteriormente, un río de arena acompañado de agua de mar comienza a rellenar inmediatamente el boquete. El pelirrojo aún no es capaz de vislumbrar la gravedad de su situación ya que, en el fondo de la abertura se mantiene cobijado por la penumbra.

"Otra treta, jamás pensé que los Dioses pelearían de esta forma" piensa el nipón mientras clava la cabeza del martillo al filo de la nueva pared creada con la intención de amortiguar poco a poco su caída... Sin embargo el deslave es demasiado brutal, arrasa con todo y en pocos segundos la reencarnación del Dios tiene que recurrir a un rechazo contra la pared "El orgullo de los Dioses es legendario... Somos capaces de cualquier cosa con tal de asegurar nuestra posición" contesta mentalmente Hefesto mientras Takeshi logra, con muchísimo esfuerzo, hacer pie en el fondo de la fisura.

Humedad y oscuridad es lo que ve y percibe... Empero, el Dios de los Mares no se encuentra inactivo pues con fuerza renovada realiza un nuevo embate; la deidad y el humano se encogen ante el despliegue de fuerza destructiva de Poseidón... Sin embargo, el tacto del metal frío del martillo les da cierta seguridad.

"Es hora de mostrarte una técnica nueva Takeshi, permíteme" anuncia Hefesto mientras toma el control sobre el cuerpo del humano; la herramienta de la forja comienza a resplandecer en tonalidades doradas mientras que su cabello rojizo comienza a desprender nuevamente ceniza, símbolo inequívoco de la concentración de la deidad.

El brillo se torna tan intenso que en donde antes hubo oscuridad ahora se puede ver con la mayor claridad posible, el martillo es el origen de dicha iluminación... Poco a poco, la cebeza de la arma comienza a mutar hasta formar unas tenazas, poderosas y firmes son apuntadas en dirección al embate del Dios.

- ¡PUNTO DE INFLEXIÓN! - ruge aioroso cuando la ofensiva de Jellal comienza a concentrarse en un único punto; las pinzas.... Las piernas del humano comienzan a temblar debido a la inercia generada, aún con la herramienta legendaria controlar tal cantidad de cosmos resulta insultantemente difícil.

Apenas unos segundos después, que en la perspectiva de Takeshi resultaban lastimosamente largos, logra contener el ataque, aún inestable... Una perfecta esfera de multiplicidad de colores refulge aiorosa apresada por la herramienta.

Sin dudarlo un instante Takeshi utiliza sus fuerzas restantes para golpear el suelo y salir despedido hacia arriba... La velocidad provoca que en el transcurso del escape se golpee con algunas salientes y piedras que caen en la fisura; pero al humano elegido por el Forjador Olímpico no le importa, su cuerpo está plagado de heridas que aún manan sangre.

De pronto se encuentra fuera de la fisura, supera el nivel de la playa y se eleva algunos metros en el cielo... Fija con la mayor precaución posible su objetivo; la humanidad de Jellal... Manipular una energía tan densa no resulta fácil; toma con ambas manos la tenaza de Hefesto y con el brío que aún reside en su alma logra redireccionar el ataque a su origen... La esfera consume la distancia furiosa por liberar su contenido, se acerca peligrosamente hacia el señor de Atlantis.

Mientras tanto, Takeshi es sabedor que no abra un próximo ataque o una próxima defensa... sin embargo, desea con todas sus fuerzas ser testigo del desenlace de dicho contra-ataque.


-----

OFF:

Cosmos: 160-100(CA)=60


Técnica utlizada:
Punto de inflexión. Este contraataque tiene como base el uso de las pinzas propias de la armadura de Hefesto; en el instante en que el enemigo esté a punto de golpear el cuerpo de Takeshi, éste utilizará las pinzas mencionadas anteriormente para detener el ataque, ya que de acuerdo al mito esta herramienta es capaz de resistir las altísimas temperaturas de la fragua olímpica, una vez detenido el ataque, Hefesto lo redirigirá hacia el enemigo, sin aumentar ni decrecer la fuerza con la que originalmente fue lanzado.

Habilidades:
1.- Maestro de armas. Habilidad que permite al Dios y a su cuerpo reencarnado utilizar cualquier tipo de arma de forma magistral.
2.- Fragua divina. Habilidad inherente que permite al Dios y a su reencarnación la creación de armaduras y armas, así como su reparación. De igual manera permite la creación de artefactos mágicos  y seres mitológicos.
3.- Pirocontrol. Habilidad que permite la generación y manipulación del fuego.


avatar
Takeshi

Mensajes 216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Souen el Mar Mayo 27, 2014 9:10 pm

Al estar sobrevolando los aires tras mi lanzada solo me quedó caer al suelo con ese aire de grandeza que empezaba a rodearme, producto de mi confianza en que aquel movimiento sería el definitivo y final de toda esta función, realmente, el banquete divino que había recibido con el Dios de la Forja en el transcurrir de la tarde había sido magnífico, una gran pelea que alimentó mis habilidades físicas en esta era como primer combate. Caí al suelo muy agotado, al pisar inclusive titubearon un poco mis piernas pasando a apoyar una rodilla en el suelo y suspirando, para retomar el aire perdido en aquel movimiento fugaz como una estrella que realicé para poner fin. Solo se podía escuchar al gran cosmos marino descender de los cielos para agolparse todo en aquel agujero creado por el suelo ya debilitado del campo de batalla, una estela de humo salió de aquel cuando el cosmos se introdujo a gran velocidad, y solo me quedaba esperar.

Sentía como el sudor corría por mi cuerpo, finalmente mis energías estaban en el límite, reconociendo la fortaleza de mi contrincante y sabiendo que ya no podría hacer mucho mas en su contra, sintiendo que mi cosmos en mi cuerpo fluía ya mas tranquilo, comenzaba a enfriarse como cuando la brisa apagaba la llama de aquella fogata que fue encendida en medio de la oscura cueva para calentar....y ahora, el ambiente se mostraba apacible a mis ojos, los cuales a su vez reflejaban el orgullo divino que solo Poseidón poseía.

-Supongo que eso lo decidió todo.......-

Daba por hecho que el combate había finalizado, y me puse de pié lentamente apoyándome con ambas manos en el tridente debido a mis agotadas fuerzas físicas. En cambio, mi lado humano que se encontraba observando desde el principio de la función sugirió algo breve a mi mente, que fue seguido de un estruendo proveniente de aquel agujero en el cual Hefesto se hallaría.

-(Huh??, como, aún le quedaba cosmos??!!)-

Mis ojos se abrieron de par en par para irme acercando a paso lento lleno de cautela hacia aquel agujero....pero antes de lograr estar a tan siquiera tres metros, una gran estela de humo es despedida del orificio y un haz de luz tan rápido como un rayo sale de él en dirección al cielo, ascendiendo a una velocidad impresionante....Cuando le observé mejor al disiparse la estela de humo, era Hefesto quien había golpeado mi ataque con una esfera de cosmos al parecer, su expresión reflejaba la furia de su cosmos ardiente que contra-arrestaba al mío con fiereza, yo continué observando perplejo su gran accionar unos instantes, para empezar a concentrarme, ya que no había terminado el espectáculo después de todo.....

El ambiente se sumió en silencio, y solo pude sentir el cosmos acercarse amenazante a mi posición al cerrar los ojos....

-(Un último esfuerzo....)-

Así como el río era impredecible y podía pasar de estar calmo a rabioso en tan solo segundos, así mi cosmos se encendió de tal manera que pareciera que el suelo a mi alrededor iba a derrumbarse...este sería ya mi último acto, porque luego no tendría las suficientes reservas de cosmos como para poder continuar con el combate.....Pero, no se diría que el último en ser golpeado fue Poseidón el Dios de los Mares, no sería mi orgullo quebrado ante nadie, ni siquiera otro Dios.

-Este sin duda es el mejor "primer combate" de todas mis eras.....Cosmos Marino....Repulsor....-

Acoté con un tono tan helado como el océano ártico que representaba Kraken, para entonces abrir mis ojos, destellando una luz celeste marina, y así con esfuerzo levanté ambos brazos junto con mi tridente marino hacia arriba para recibir aquella masa de cosmos inestable que tenía como propósito asestar aquel ataque fatal. Lo siguiente fue escuchar el gran y estrepitoso sonido de una explosión de energía al chocar mi propio cosmos devuelto en esa esfera multicolor con mi barrera marina del mismo color que mi cosmos. Mis ojos se fijaron en aquella fuerza que empujaba hacia abajo generando una gran ráfaga de aire que hacía ondear salvajemente mi capa y cabellos, además de mandar a volar varias rocas del alrededor...apreté mis dientes y tensé mis músculos, fui doblando lentamente mis rodillas poco a poco para luego volver a arremeter con un último impulso ascendente liberando toda mi energía como una gran llamarada azul que se elevó hacia el cielo, formando un pilar de luz contrastando la oscuridad de aquella noche.

Y finalmente, el silencio volvió a tomar su lugar como rey del ambiente, una estela de humo se había elevado a mi alrededor luego de calmarse la furia de los mares opuestos al chocar, para así quedar postrado con aquel inmutable orgullo marino que mi persona representaba, con el tridente apoyado a un lado sostenido por mi mano derecha, y mis orbes azulados observar siempre hacia arriba. El viento comenzó a soplar suavemente disipando aquella estela que ocultaba el misterio de lo que había sido el resultado de todo ese acontecimiento divino, mostrándose así mi armadura reflejar la luz de los pequeños destellos del negro cielo, y la gran luna llena....mi rostro serio, todo tranquilo, como si no hubiera pasado nada....pero en el fondo sabía además de que sentía, que mi cuerpo ya no podía soportar mas de este delicioso banquete....mi sed por un gran combate había sido saciada.....

Off: Cosmos 60-40 (Defensa) = 20

Técnica Utilizada:
Cosmos Marino Repulsor: Con esta defensa se crea una barrera de cosmos en donde el usuario apunte con una o dos manos, que anulará cualquier ataque sea de cosmos cosa que lo destruirá a dicho ataque en base a cosmos, o físico que generará una onda de repulsión hacia el oponente que lo mandara volando desde donde vino.



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Takeshi el Mar Jun 17, 2014 2:19 am

"Es hora..." Le comunica Hefesto al humano... Están a escasos centímetros del límite de sus fuerzas, irremediablemente llegaría ese momento... Admira cómo Poseidón logra defenderse completamente y cae lentamente...

Las pinzas de forja desaparecen casi instantánemente en un destello de luces que recuerdan a una estrella que rápidamente se extingue... Takeshi concentra el resto de su energía para detener su impacto con el suelo, un aura menos densa que las anteriores rodean su cuerpo impidiendo que se proyecte sobre el suelo.

Una densa capa de polvo se eleva creando un círculo a su alrededor mientras el guerrero posa una rodilla sobre el suelo... El sabor férreo en su boca y el reclamo adolorido de su cuerpo mutilado le recuerdan que está en el campo de batalla, de una batalla que parece prolongarse eternamente; sin embargo, es la fragilidad humana, su efímera existencia la que insta a la deidad a detener el encuentro divino.

"Basta, no hay nada que ganar..." inicia mentalmente el herrero del Olimpo "ahora es mi turno de terminar esto" irrumpe finalmente en la consciencia del humano, la cual se hunde profundamente en un abismo , aturdido, opaco, en donde no existe dolor ni tristeza.

Entonces, los ojos de Takeshi se tiñen completamente de rojo, su cabello refulge nuevamente, desprendiendo nuevamente ceniza... Su voz se torna gruesa, profunda, como si de pronto el alma de una entidad antiquísima ocupara el cuerpo de un niño; la contradicción es notoria y resulta incómoda.

- El combate ha terminado Poseidón; ya no hay nada más que dar... Si tienes algo que decir dímelo ahora - anuncia mientras estudia detenidamente el estado de su cuerpo... Chasquea los dedos y una llama roja, tal como el de su sangre, se extiende por cada una de sus heridas cerrándola instanáneamente.

No puede dejar de percibir un dolor sordo, las heridas cicatrizan a la fuerza y duele terriblemente, pero lo aguanta sin esbozar cambio alguno en su faz... Termina la labor y la llama cambia de tonalidad a un amarillo, crece algunos centímetros y levita por la playa; de ésta se desprenden miles de destellos nuevos que reconfiguran el panorama, tal como si el reloj diera marcha atrás... Tal como si la batalla jamás hubiera tenido lugar ahí.

- ¿Y bien? -
adjunta mientras hasta el último grano de arena retorna a su sitio.


avatar
Takeshi

Mensajes 216

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Cosmos el Mar Jun 24, 2014 5:55 pm

Como es un entrenamiento la nota es general, en su totalidad al leer todo junto la nota es una sola al final, entendiendo esto paso a decirles que en ambos casos fue un rol casi impecable.

Jellal: por momentos me costaba retomar la lectura, quizás los párrafos muy extensos no ayudan a la hora de seguir la trama. Me habría gustado ver un poco más "eufórico" a tu personaje, en lo personal aun le falta chispa que encender o algo que lo haga despertar del todo.

NOTA:
8

Takeshi: en general tu rol es impecable, a la hora de usar las palabras tienes un manejo increíble que hace que la lectura no sea repetitiva y cansadora, al final pareció como si bajaras el nivel pero retomaste. El desarrollo de tu personaje ah crecido de manera interesante durante la pelea.

NOTA:
9

Ah sido una excelente pelea, ambos felicidades por el esfuerzo y la paciencia. Los stats se les serán colocados a la brevedad.
avatar
Cosmos

Mensajes 276

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro divino

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.