La noche de los sueños (Ishtar)

Ir abajo

La noche de los sueños (Ishtar)

Mensaje por Souen el Dom Feb 01, 2015 4:10 am

En un pueblo en la alejada región de Francia, allá donde el arte es considerado como algo divino aveces, realmente importante en la vida de cada persona, justo en ese punto, Paris, residían las esperanzas de muchos aspirantes a convertirse en grandes pintores, artistas o incluso dueño de museos donde exhibir el arduo trabajo lleno de emociones y mensajes de aquellos que lograban las dos primeras metas.

Y qué mejor forma de visualizar esas esperanzas que en sus sueños, elementos espirituales que yo controlaba y dominaba a placer en todas las formas. Me agradaba pasearme por aquella ciudad especialmente porque era capaz de encontrar toda clase de mundos en las mentes de las personas, estaba dispuesto a aprender de los seres humanos, solo para tratar de entenderlos. Tal vez así entendería algún día porqué sus padres fueron tan crueles con él, porqué poseían tanta maldad en sus corazones. No es que olvidara su rol como uno de los consejeros gemelos del rey del infierno, sabía que algún día encontraría a su gemelo, el regente de la muerte, y allí iniciarían los planes para el infierno en esta era.

Pero mientras la hora no llegara, aprovecharía su eterna vida para examinar el mundo terrenal, y disfrutar de los diversos sueños que podía crear para las personas, tanto buenos, como malos, dependiendo de qué tipo de ser fuera, o lo que se mereciera por sus actos.

Y ahora me encontraba gozando de la noche, la guardiana de estos sueños, la que me ayudaba con mi trabajo en todo momento, ya que era en este período de la vida donde yo podía mover los hilos del cosmos a mi gusto para hacer, lo que debía hacer.....manipular los sueños y las esperanzas de la gente, para que fueran como yo quisiera, o como ellos se merecieran, dependiendo de mi humor claro.

-Es exquisito este aire fresco...sin duda este lugar es digno de un aristócrata...-

Sentado con una pierna apoyada sobre la otra dando su rodilla hacia afuera, tomaba una taza de té con delicadeza, sobre un balcón en lo alto de una mansión de tres pisos a las afueras de aquel pueblo, en medio de un frondoso y oscuro bosque. No me fue difícil entrar, todos durmiendo dentro, solo tuve que utilizar mi transformación corporal para llegar hasta aquel punto de observación en un montón de cuervos. Y el té, cómo lo conseguí?, fui a la cocina, me topé con el mayordomo y lo puse a dormir un lindo sueño, para que no molestara en mi noche.

Así que, podría pasar algo mejor que me hiciera de estos momentos algo más interesante?....quién sabe....



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche de los sueños (Ishtar)

Mensaje por Ishtar el Dom Feb 01, 2015 2:46 pm

Paris, hermosa cuna del arte. Nadie podría decir que lo que ahí se creaba no era arte, desde sus pinturas y esculturas, hasta sus fragancias y perfumes.
Cualquiera pensaría que la diosa de la luna estaría ahí para disfrutar de aquello, pero ciertamente no era así. Si bien se había hospedado en uno de los hoteles del lugar, sus intenciones eran otras.

En esa época del año, en el bosque cerca de una gran mansión, se daba la época de una gran migración de conejos. Sabía que su carne era deliciosa y por su rapidez eran difíciles de cazar. Ciertamente una presa que llamaba mucho la atención de Ishtar.
Durante el ocaso, tomo un caballo de las caballerizas del hotel y llevando a la espalda su arco y flechas se dio una cita en el bosque.

Despues de cabalgar por un buen rato, llego a un claro natural, donde se podía divisar una gran mansión. Bestia ciertamente uno hermoso vestido estilo griego con un tocado en la cintura que tenía bordado en el de perlas hechas de plata. De faldas cortas pero amplias para poder cabalgar. Su cabello iba suelto, viéndose de un rajo que no solía notarse cuando lo ataba. Pidió en aquel lugar si podía dejar a su caballo para que le dieran agua. Aceptaron la propuesta de Istar, y mientras ya caía la noche, el caballo era llevado a los establos mientras ella continuaba en el bosque cazando a aquellos conejos.

Escurridizas y rápidos, no podía nombrarlos de mejor manera, si bien no había gastado aun ninguna de sus flechas. A lo lejos fue entonces que diviso a aquellos conejillos, pastaban al parecer. Se veían tan tiernos moviendo su nariz que cuando estaba a punto de soltar su flecha…se arrepintió soltando un suspiro. —Simplemente no puedo matar un conejo….son demasiado lindos…eso sin mencionar que sería raro que la diosa de la luna mate al animalito que me representa entre los mismos animales según las leyendas con las que cresi…—

Resignada decidio dejar aquellos conejitos en paz y regresar a la mansión por su caballo, ya era bastante noche y sentía que molestaría a los habitantes de aquella casona.
Se percató entonces de aquel cosmos, aun le costaba reconocerlos, pese a haber podido despertar su cosmos y ganarse su armadura, la diosa aún no estaba en total sincronía con sus memorias. Entro por la puerta trasera, que daba directo a la cocina y entonces fue que vio al mayordomo plácidamente dormido, pese a eso había té en la tetera, por lo que decidió no desperdiciarlo. Lo vacío en una de las teteras de fina porcelana y tomo una tasa, la azucarera y unos panecillos, poniéndolos en una charola y tomándola en las manos.

Camino siguiendo aquella presencia tan peculiar hasta dar con el balcón.
Se sentía ladrona o intrusa, aun cuando se le había ofrecido quedarse en una habitación de la mancion como invitada para que partiera en la mañana. Estando detrás de aquella figura que tomaba el te en el balcón se acercó con una dulce sonrisa en su rostro.
—Buenas noches—saludo educadamente.

—Crees que pueda acompañarte a tomar el té?— Ishtar aún no sabía de quien se trataba realmente con quien hablaba. Dejo la charola en la mesita del balcón y se sirvió un poco de té, con dos cubos de azúcar, que era lo que le gustaba. Tomo la cucharita y mezclo hasta que el azúcar estuvo completamente homogénea al té. Sostuvo la fina taza con una mano mientras que con la otra sostenía el platito donde esta debía descansar, sin darse cuenta, había tomado la tetera y la taza del mismo juego de te que la que el pelinegro tenia en su mano.

—Mi nombre es Ishtar, un placer. También eres invitado de esta casa al igual que yo?— pregunto mientras miraba al bosque, el cual era bañado por la hermosa luz de un cuarto creciente que brillaba en el firmamento oscuro. —Espero no ser una molestia en tu noche tan placida, pero creo que con una luna tan hermosa y tan fresca brisa, sería un pecado tomar solo el té —

Finalizo sonriéndole dulcemente mientras volvía a tomar del té que tenía en sus manos.


—Hablo——"Pienso"—
Cronología
avatar
Ishtar

Mensajes 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche de los sueños (Ishtar)

Mensaje por Souen el Dom Feb 01, 2015 10:21 pm

Ost ambiental:

La noche se tornaba muy tranquila a decir verdad, apenas podía escucharse el sonido de la naturaleza vivir su tiempo como noctámbula mientras todo pasaba tan lentamente. Era relajante, si, sin duda alguna, pero a la vez aburrido, como si solo pudiera estar sentado ahí sin nada que hacer ya que todos estaban en su sueño, y yo aún no quería meterme en su mundo, simplemente quería estar en el plano físico de las cosas, esperando aprender algo más.

-Si esto sigue así, voy a tener que retirarme...-

Mi rostro se elevó hasta ver a la imponente luna en lo más alto del cielo, mi mirada mostraba algo de inconformidad y tristeza, así que como si estuviera profesando algo, me dispuse a soltar unas palabras.

-Oh gran guardiana, podría ser que me brindaras algo que haga revivir mis ánimos esta noche?....-

Dejé la taza sobre su plato de apoyo en la mesa, y crucé mis manos por sobre mi regazo en aquel asiento tan bien decorado con bordes platinos, hecho de hierro forjado por los mejores artífices mortales de la región. Y así, un nuevo viento sopló ondeando mi capa negra con aquellas nubes rojizas, algo repentino había aparecido en la zona...un cosmos....

Cerré mis ojos y me dispuse a sentirlo, usé mi consciencia como hypnos para intentar detectar de quién podría ser esa esencia, pero no...era muy jovial, recién habría encendido su llama vital, así que aún no se diferenciaba bien quién era ese ser. Lo que si sabía era que andaba dando vueltas por los alrededores, y al cabo de un rato, se acercó entrando en el dominio que yo había invadido.

-Invitada o intrusa?, cuál de las dos será?-

La estrella violácea de cinco puntas se hizo presente en mi frente al despertar mi curiosidad tanto humana como divina, ya que aquella energía que parecía no hacer más que dirigirse hacia mi posición, era tan grande como la mía.

-Y por eso, estoy seguro de que debe ser otra divinidad...-

Calmé mis pensamientos y aquella estrella se desvaneció en el acto, llevé una mano hacia arriba para sentir el fresco devenir de la noche en la palma de mis manos, y luego la cerré, para devolverla a su anterior posición. Ahora solamente aguardé en mi reposo hasta que aquella presencia se dignó a saludarle cordialmente pasando de mi lado.

-Buenas noches-

Le devolví la misma gentileza tanto en mi voz como en mis ojos, era educada y eso nos hacía comenzar con el pie correcto. Escuché a su pregunta y le señalé una silla vacía en la misma mesa en la que yo me encontraba disfrutando mi momento nocturno.

-Claro, algo de compañía me sentaría bien, además, el té adquiere un mejor sabor así-

Observé la bandeja que una joven albina de grandes proporciones traía en sus manos, y al ver uno de los pastelillos rellenos de crema que se posaban tan quietecitos en esa reposera metálica, no evité decir....

-Ah, estaba por ir a por uno de esos, que conveniente que hayas traído, podría?-

Acerqué una mano hacia uno de ellos y lo tomé delicadamente para darle el primer mordisco. Saboreé su textura y suavidad, creando una ilusión dulce en mi mente que podía aparecer luego en uno de mis sueños, como si un nuevo universo se hubiese creado solo con haberme comido ese pastelillo.

-Si hay algo positivo que puedo reconocer de los humanos, es su habilidad culinaria, la verdad que han mejorado con las eras-

Y mi pensamiento se ve interrumpido por su presentación, de aquella que se servía su té y se disponía a iniciar una conversación.

-Oh, debí haberme presentado antes, mi nombre es Souen, el placer es mío, y si, podría decirse que también soy un invitado en esta morada-

Dejó el bocado en su plato y prosiguió a tomar otro poco del té mientras le miraba hablar. Terminó de dar su trago, y alejó un poco la taza de sus labios para poder responder con la misma cordialidad que la recién llegada Ishtar le brindaba en su forma de dirigirse hacia mi.

-Tienes razón, es mejor cuando se tiene compañía para disfrutar de momentos así-

Asiento suavemente y luego cruzo mis manos por sobre la mesa para inclinar levemente mi espalda hacia adelante, mirando a la joven con algo de curiosidad.

-Y dime Ishtar, a qué se debe el honor de tenerte aquí esta noche?-

Inicié con elocuencia al hablar, como un anfitrión en un programa televisivo.



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche de los sueños (Ishtar)

Mensaje por Ishtar el Dom Feb 15, 2015 9:49 am


—Sounen, que lindo nombre tienes—

Ishtar se mostró amable, y tranquila, no era mucho de indagar en las intenciones de las personas, pero si de meterse donde no le llamaban.
Ella también como un panecillo y le dio una mordida, ciertamente estaban deliciosos. Su sonrisa no desaparecía. Si, Hacia poco descubría quien era realmente, pero no se sentía superior en ningún aspecto, al contrario, se sentía ahora que si antes no encajaba…ahora menos, era como si descubrir su verdadera identidad, el ser artemisa, fuese una gran maldición hasta ahora.

—Son deliciosos verdad?—

Su voz era suave y amable. Tomo asiento mirando la hermosa luna en el cielo, sintiendo aquello como una broma irónica de cierto modo. Después de tomar otro sorbo de té miro a Sounen y decidió contestar su pregunta.

—Cacería. Escuche que era temporada de conejos —

Se rio de repente al recordar ciertos dibujos animados donde un conejo decía Temporada de patos y un pato temporada de conejos. Se cubrió la boca para no reír a carcajada abierta y se tomó el estómago.

—Lo- lo siento, es solo que recordé algo gracioso. Como le decía, vine por la cacería, pero me fue imposible….pese a que he probado la carne de conejo…me es imposible matar a esos animalitos, y menos con la hermosa nariz que tienen y que se mueve tan mona cuando comen— suspiro —simplemente no pude soltar la flecha—

Se sentía rara, pero a la vez cómoda con la compañía del pelinegro. Era algo contradictorio, se sentía en un ambiente familiar pero a la vez incomoda por algo, pero se quitó las ideas de la cabeza para volver a mirar la luna con algo de enojo en su mirada.
Ciertamente estaba enojada con su verdadero ser, un ser que no podía dividirse, no tenía la dicha de poder hablar con ese ente divino y pedir consejo….

—Como….como puede lucir tan hermosa…tan imparcial….tan fría…y al mismo tiempo ser una gran molestia? —

Tomo otro sorbo de la taza cerrando los ojos —Odio la luna…ella arruino mi vida…yo estaba bien sin conocerla…pero entonces me llamo, hasta que lo cambio todo….Pero al mismo tiempo la amo…es parte de mi es como…si fueran las dos caras de la misma moneda —

Miro entonces de nuevo al pelinegro y se rasco la mejilla algo apenada. Se sentía algo tonta y descortés, hablando de cosas que se supone no debía hablar a la ligera según su sequito….pero solo lo hizo, tal vez por esa familiaridad, como si el pelinegro fuese de su familia, o tal vez porque solo necesitaba decirlo, la verdad no lo sabía pero ahí estaba, condesándose con un extraño.

—Perdón, desvarío mucho….cierto, aparte de la cacería, la familia dueña de esta mansión me permitió quedarme en uno de los cuartos de huéspedes. Esta lindo y tiene vista al lago. Gustarías tomar el té ahí? Tiene balcón también, el lago con esta luna debe verse presioso.— Se sonrojo de repente y aclaro rápidamente —No crea que estoy haciéndole una proposición indecente! No, solo que de verdad al vista es hermosa! No piense mal de mí, no tengo esas intenciones lo juro—

Su rostro se tornó rojizo y miro a otro lado para comer su panecillo y su te en silencio, en completo silencio, se había apenado pues ciertamente la invitación podía mal interpretarse.



—Hablo——"Pienso"—
Cronología
avatar
Ishtar

Mensajes 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche de los sueños (Ishtar)

Mensaje por Souen el Jue Feb 26, 2015 11:50 am

Una pequeña mueca dando lugar a una media sonrisa se genera en mi rostro tras su súbito comentario acerca de mi nombre. No es como que fuera algo especial realmente, solo era un nombre, pero si le gustaba pues allá ella con sus gustos, por lo menos tuvo un lindo gesto que planeaba retornar solo para no quedar debiendo algo.

-Gracias, el tuyo tampoco suena nada mal, no es uno que yo escuche muy seguido por así decirlo, así que debe ser especial-

Mientras gesticulaba mis palabras una mano se dirigió a tomar el asa de mi taza, para llevarla luego a mis labios y darle otro poco al té, el cual semi-dulce, sabía muy bien para mi gusto.

-Si, a mi me gusta el que tengan una textura ligeramente crocante por fuera, luego por dentro más blandita y finalmente acabe en una sorpresa cremosa, al menos eso es lo que me gustan de estos pastelillos-

Levanté un poco mi cabeza para ver hacia la luna una vez más, me preguntaba si se trataría....bueno, sería algo irónico porque fue a la luna a la que le pedí que me trajera algo bueno para hacer esta noche, y si mis sospechas fueran ciertas, no podría evitar tal vez, soltar una carcajada. Pero por el momento me mantenía al margen, no quería arruinarme mi sorpresa por pensar demasiado las cosas, así que trataría de enfocarme en disfrutar de esta cena con Ishtar, para conocerla mejor y tener alguien con quien charlar. De repente su voz me arranca de mis pensamientos, siendo que contestaba a mi pregunta introductoria. Cacería, deporte de aquellos que o necesitan comer para vivir, o viven para matar a otros y jactarse de ello. De ser el primer caso, no los culpo, pero de ser el segundo, les daría las pesadillas más atroces que jamás pudieran imaginar, a ver si eso les daba una advertencia de lo que debían o no hacer con sus vidas, y las de otros.

Aguardé entonces a ver si tenía algo más que agregar, solo para no soltar algo que podría no agradarle al chocar el cazar por deporte con mis ideales. Por suerte luego menciona sobre algo que le informaron acerca de los conejos que ella cazaba, y que no podía simplemente darles el golpe final, eso me alivió y solté un muy leve y casi completamente inaudible suspiro.

-Bien, un punto para ti Ishtar-

-Si, aunque mejor así, digo el pobre conejo no hizo nada para merecerse la muerte a manos de una persona....ah, y supongo que recordaste algo gracioso?, lo digo por tu risa, si quieres puedes contar-

Sonreí amablemente dispuesto a que relatara el chiste o lo que fuera que haya pasado por su mente, total teníamos toda la noche para hablar, así que lo mejor sería aprovechar el tiempo, ¿no?. Luego de unos momentos de puro silencio apacible, sorbos al té, recargas a la tetera que constaban de volver a la cocina y hacer todo el largo trayecto de regreso, en fin, en toda conversación también se hallan las pausas para retomar el aire perdido y alistarse para otra ronda de palabras, bien por mi. Ella posa sus orbes sobre la luna, la contemplaba profundamente, yo bajé mi vista al té en mi taza, hasta que unas palabras provenientes de ella hizo que mis párpados se movieran fugazmente en un instante, muy levemente.

-Todo lo que está diciendo....-

Sus palabras resonaban dentro de mi cabeza...la luna le arruinó, la llamo....con solo esos dos datos ya no precisaba más para hacerme la idea de quien era esta chica frente a mi, lo que me llevó a cerrar mis ojos unos instantes.

-(Supongo que el suspenso acabó, eh?)-

Mencionaba Hypnos en mi cabeza algo chistoso, pero tenía razón, la sorpresa ya no era sorpresa, y mi ironía se volvió realidad. Sin embargo negué con la cabeza cuando ella ofreció sus disculpas, en símbolo de que no necesitaba hacerlo, a cualquiera podía pasarle que se desviara un poco del lugar en el que se encuentra, no debía temer, yo no me molestaba por esas cosas. Me acomodé un poco en mi asiento mientras su invitación llegaba a mis oídos, ciertamente al inicio creí que su intención sería otra, hasta me parecía algo sospechoso, pero luego al observar como su rostro se tornó más rojizo que un tomate, me di cuenta de que no iba por ese rumbo, lo que me llevó a reír levemente por su confusión.

-Esta bien esta bien, no te preocupes, con gusto acepto tu invitación Ishtar-

Dije mientras los últimos retazos de risa se acababan y me levantaba del asiento para acompañarle hacia la habitación. En el camino mientras tanto, miraba al suelo de vez en cuando para pensar si sería bueno o no mencionarle aquello, sobre su identidad, la mía, y tal vez algo más que pudiera actualizarle del mundo de los dioses...aunque, yo tampoco sabía demasiado de todas formas. Hice una mueca de inseguridad en mi rostro unos instantes, para luego llegar a la habitación, donde supuestamente había una gran vista a todo el lugar. Esperaría a que me introdujera a lo que ella había llamado un lindo lugar para continuar con el té, y finalmente me decidí por hablarle acerca de eso....Le miré entonces, con serenidad.

-Sabes Ishtar, no se si ya lo sabes o no, pero eres la re-encarnación de una diosa, y si mis sospechas son ciertas, de la diosa Artemisa, la luna-

Inicié para luego mirar hacia afuera, quedando mis ojos reflejando a la luna en sus pupilas.

-Cómo se esto?, porque yo también soy un dios como tu...pero, no temas, no te haré daño ni tengo la intención de iniciar un conflicto contigo, me caes bien Ishtar...-

Mi forma de hablar ahora era casi solemne, intrigante y misteriosa, y así fue mi moverme al girarme hacia ella, dedicándole una leve sonrisa.

-Yo soy Souen Setsuyaku, la re-encarnación del dios Hypnos, deidad de las ilusiones y todos los sueños-

Finalicé para acabar con una reverencia formal, saludo ante aquella deidad que se encontraba frente a mi, por respeto nada más, como una presentación entre ambos, que podría iniciar una nueva conversación muuuucho más interesante....



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche de los sueños (Ishtar)

Mensaje por Ishtar el Vie Mar 13, 2015 4:14 am

La habitación era simplemente una majestuosidad. Tenia hermosas pinturas y una gran cama matrimonial, con cortinas a los lados, ciertamente parecía la habitación de una princesa, sin duda, aquella familia hospitalaria, era muy acaudalada y sobre todo amable.
Del balcón de la recamara que lucia tonos rosas pastel y blancos, se podía divisar un hermoso lago donde la hermosa luna se reflejaba.
Isthar estaba parada observando el paisaje cuando escucho aquellas palabras, sus ojos se abrieron y su mirada se quedo perdida en la nada.

“Yo soy Souen Setsuyaku, la re-encarnación del dios Hypnos” esas palabras resonaron completamente en su cabeza. Si, ella ya sabia quien era, o quien decían que era, pero a diferencia de otras deidades, ella no tenia una deidad dormida dentro de ella, sino que el dios y la humana se habían fundido en un solo ser….apretó el barandal y bajo la mirada ocultando sus ojos bajo su cabello, esos bellos ojos color carmín que brillaban cual piedras preciosas durante la noche.

Se quedo callada mientras aquel nombre “Hypnos” le resonaba en la cabeza, —Lo se…Se quien soy…. susurro para contener las lagrimas y no faltar al respeto a aquel dios, que era el hijo de Nix, la diosa de la noche, la cual tendía su manto para que ella pudiera alumbrar a los mortales.
Tomo aire y le volteo a ver con una sonrisa melancólica. Y algo confundida aun por el azote de recuerdos, muchos sobre guerras, las famosas guerras santas en las rara vez intervino…Después de aquello simplemente guardo silencio y dejo la charola en la mesita del balcón mientras de forma suave le ofreció asiento al ahora autoproclamado Hypnos.

—Aretusa, una de mis ninfas, me hablo de usted…pero realmente no se que parentesco tenemos…—rio de forma dulce, cubriéndose la boca, como la dama que en parte era, para no verse descortes —Se que usted y su hermano Tánatos son hijos de Nix, la noche…pero no se mucho mas, solo que a su madre todos, tanto dioses como hombres le respetan y me incluyo, no hay nada mas hermoso que la noche, si no fuera por su manto, yo no brillaría —

Se sentó mientras miraba el cielo su suspiraba para tocarse el pecho mirándole de reojo y sonriendo —Es el primer dios que conozco…me siento nerviosa y no se bien como hablar— dijo diciendo la verdad pues se sentía muy nerviosa, con pánico escénico —Si bien me gusta la cacería, nunca la he usado como deporte, realmente me gusta comer lo que cazo y al ser yo trotamundos, es el único sustento que tengo pero a veces siento lastima…de que un pobre animalito deba morir para yo alimentarme…—

De repente se alerto. Si ese hombre era un dios, parentela debía tener de algún tipo con el resto de los dioses, eso significaría que seguramente podría avisarle a su “santuario” donde estaba y entonces mandarían por ella. Por lo que horrorizada por la idea de volver a estar enclaustrada en aquel palacio se estremeció casi al borde del miedo y se puso de pie para inclinarse ante el dios, como si fuese ella una simple mortal.

—Por favor, se lo suplico! No diga que me ha visto! Si Aretusa se entera de que estoy aquí, o cualquiera de las ninfas que conforman el sequito que me cuida, vendrán por mi….yo….yo no quiero regresar a ese lugar…tengo que buscar algo… se lo ruego por favor…—

Le miro, sus ojos estaban angustiados y no sabia como reaccionar. Se sentó entonces mirándole un momento para bajar la mirada.

—Para mi…esto es algo simplemente raro…recuerdos azotan mi mente… me han dicho que debo buscar a mi hermano…y que debo cumplir con mis deberes de diosa…pero…no soy digna de tal nombre— sonrió para mirar el cielo —soy traviesa, me gusta mucho andar de aventuras, cazo solo por alimento cuando es necesario, no se mucho de mitología ni de las guerras ni de los demás dioses, mis recuerdos de vidas pasadas están sellados…y poco a poco se abren, al parecer cada que tengo contacto con cosas de mi pasado…lugares, nombres o personas—
Ishtar suspiro y se recostó en la silla mientras miraba la luna —Yo…desde que descubrí que era una deidad….me he sentido vacía…tal vez es porque como dicen las ninfas, no estoy con apolo…pero siento que es otra cosa...además de que— se toco el pecho y cerro los ojos —Algo me llama…en un inicio pensé que era mi armadura…pero no fue así yo—

Se quedo callada de repente para mirarle y sonreírle, rascándose la nuca —Perdone joven Sounen…hypnos….no se como debo referirme a usted ciertamente…pero el punto es que creo divague y termine hablando mucho de mi, lo siento…Como fue para usted? Es tan confuso para todos? O…acaso soy la única que se siente tan vacia e incompleta?....—

Ishtar pregunto curiosa para tomar otro poco de aquel delicioso té que bebía en compañía del dios del sueño, aunque se daba cuenta de lo mal educada que podía sonar.


—Hablo——"Pienso"—
Cronología
avatar
Ishtar

Mensajes 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche de los sueños (Ishtar)

Mensaje por Souen el Jue Mar 19, 2015 3:32 pm

Tras aquella inevitable y tan esperada presentación entre las divinidades, mi nombre, no solo el humano sino el verdadero ser que representaba, Hypnos, parecieron causar estragos unos instantes en la mente de aquella chica, lo sabía porque no solo se había quedado callada unos instantes, prácticamente inmóvil como un ente sin vida de esos que Hades maneja, sino que la alteración en el cosmos que rondaba por su mente me era muy clara ya que era un maestro en esa área. Me giré hacia ella con suavidad, ni siquiera ondeó la capa negra de nubes rojas al ejecutar un movimiento tan suave y elegante, yo le miraba con una expresión neutra pero llena de una calma solemne que podía tal vez, si ella mirara a mis ojos, apaciguar el posible tormento psicológico o el shock que le acababa de generar a su mente.

-(Seguramente está aún procesando todo, ya sabes, su cosmos divino no parece arder demasiado, así que posiblemente haya despertado hace poco, tal vez tenga una sobrecarga de información en la cabeza si aún se está asociando a Artemisa en su interior)-

-Tienes razón, debí haber tenido más tacto al presentarme....espera, parece que ya reaccionó...-

Quedé a la expectativa cuando escuché la tenue voz de la albina, no entendí bien lo que dijo pero me pareció escuchar algo como "lo se", así que si mi oído no me había fallado, cosa que era algo difícil al haberme acostumbrado a usarlo mucho cuando estaba ciego y mejorando así su calidad, seguramente esto significaba que la chica no se encontraba tan perdida como yo creía. Este mundo para un humano es una cosa, pero para una deidad es otra, entonces, qué queda para un ser que posee ambas almas en su interior al mismo tiempo en una fusión inevitable de cosmos y consciencia?....

-Entiendo....bueno, supongo que nosotros en ese caso seríamos...colegas?, mi madre la noche y tu la luna, hacen posible mi trabajo como maestro de los sueños y la muerte pacífica de la noche, también ayudando aveces a la muerte violenta de Thánatos....-

Asentí mostrando una sonrisa amable mientras me sentaba en la silla que me era ofrecida por la contraria, siendo que ahora seguramente comenzaría una charla más interesante y que ya abordaba el tema de las divinidades, cosa que necesitaba para actualizarme un poco. No conocía a ningún otro dios o diosa, este era mi primer encuentro con otra deidad y a decir verdad internamente me hallaba un poco emocionado y nervioso, más no permitía que eso afectara mi forma de expresarme externamente.

Al tomar lugar los dos, ella comienza a expresarse algo titubeante acerca de como se sentía en esta instancia, y pude sorprenderme tal vez un poco, simplemente por la sincronía de ambos en el sentirnos inseguros por este primer encuentro divino. Yo me mostraba receptivo a lo que dijera, oyendo de nueva cuenta parte de su relato de hace un rato, ese del cual decía que ella cazaba conejos pero no los mataba, añadiendo ahora un poco más de información. Tomé otro poco del té que trajimos hasta aquí y apoyé la taza en el platillo, resonando ambas losas al contacto.

-Así que viajas por el mundo, interesante, yo tengo planeado hacer eso a partir de ahora, y...si, yo no mato a ningún animal por ejemplo, la ley de la naturaleza, la supervivencia del más fuerte ya aplica a los animales, sin embargo con el humano es distinto, y para eso estoy yo, para observar y determinar los aspectos de la humanidad, a nivel inconsciente sobretodo, en sus sueños, donde verdades que ni ellos mismos conocen son reveladas-

Me la pasaba usando una tonalidad muy explicativa, suave y algo pausada para que ella pudiera entender todo de lo que hablaba, aunque no me molestaría si debía repetir algo que no haya atrapado de la conversación. Agarro uno de los pastelitos que se encontraban en la charola para empezarlo a comer poco a poco....y cuando estaba por tragar, la rápida y precipitada acción de inclinarse ante mi suplicando con petición de misericordia en su tonalidad, simplemente casi me hace ahogarme. Tosí un poco golpeando mi pecho para finalmente cerrar los ojos aliviado y poder tragar tranquilamente.

-Vaya ciertamente no me esperaba eso *cof cof*....bueno no te preocupes, no le diré a nadie que estás aquí, de todas formas tampoco es como que eso fuera a beneficiarme en algo. Preferiría en cambio que estés tranquila para poder seguir conversando, no te parece?-

Finalicé con una ligera sonrisa mientras cerraba los ojos, en forma de sincera expresión sin máscaras ni rodeos complicados.

Así, Ishtar parece estar algo más relajada, aunque poseía un tinte de tristeza en sus ojos carmesí que no pude ignorar, si bien era un estratega no me agradaba mucho que las emociones como la tristeza invadieran a otra persona, y esto era por cuestiones personales, ya que yo sufrí de lo mismo, sin embargo Hypnos en mi interior me salvó a tiempo, además de tener la suerte de contar con él. Permanecí sin moverme demasiado, solo comía y tomaba del té en distintos intervalos mientras le escuchaba relatar algo que parecía ser personal, y bueno, yo supuse que tal vez podría entenderle o apoyarle en algo, en sí yo no era muy bueno con estas cosas, pero siendo el vínculo de la tristeza algo que podía entender, tenía fe en mi mismo y en que podría tal vez ayudarle un poco.

Negué suavemente con la cabeza entonces ante su pronta disculpa.

-No te preocupes, llámame como gustes, ambos nombres soy yo así que no importa.....en cuanto a eso otro....siendo sincero, yo desperté hace poco tiempo como deidad igualmente, aunque antes de serlo, siempre tuve una vida....falsa por así decirlo....-

Miré de reojo mi anillo con aquel símbolo rojo con un kanji negro escrito en él.

-Perdí mi visión por ejemplo, era ciego por culpa de mis padres y un sufrimiento infernal que ellos me hicieron soportar....Hypnos acudió a mi, llamándome entonces desde mi interior, permitiéndome salir al mundo y recuperar mi vista....desde entonces, yo al menos no me siento tan...vacío, pero si algo perdido, no conozco mucho del mundo ni de la mitología, ni a ningún otro dios más que lo poco que se de ti en estos minutos....el resto, son recuerdos de hypnos, los cuales poseo casi en totalidad, pero aveces no los entiendo bien-

Volví mis ojos hacia ella ahora.

-Sin embargo, no importa la carga, yo quiero saber, yo quiero conocer, y lo haré....pero no te preocupes, estoy seguro de que no eres la única, yo también comparto ese sentimiento de estar perdido sin saber a donde voy....-

Luego de terminar mis palabras, me quedé en silencio algo reflexivo mirando nuevamente a mi anillo, recordando cosas del pasado, y lo que me había llevado hasta el día de hoy....



"Try to hurt those who I love, then see if you can survive your next 5 minutes"

Souen

Souen
Hypnos
Pienso

Narro y actúo
avatar
Souen

Mensajes 272

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche de los sueños (Ishtar)

Mensaje por Ishtar el Jue Mar 26, 2015 2:27 am

—Colegas?— pregunto la chica mirándole —Creo que me agrada mas pensar en ti como en un tio lejano al que inicio a conocer—

Añadió con una dulce sonrisa mientras le miraba y volvia su vista al lago disfrutando de la brisa, escuchando cada palabra que Sounen tenia que decirle.
Era bien sabido que ella era una atolondrada en muchas cosas, no le gustaba pelear y odiaba con todas sus fuerzas verse involucrada en problemas ajenos a ella y que por mera vanidad afectaban a las demás personas y a ella, que nada tenia que ver, pero aun asi sabia que su lugar como deidad ya la ponía en medio de un tablero belico que en cualquier momento movería sus piezas y ella debía saber a que lado moverse cuando eso pasara.

—asi que es confuso para todos—

Dijo, sacando un pensamiento en voz alta sin darse cuenta. La historia de Sounen le había conmovido sin duda alguna, por lo que simplemente le tomo la mano regalándole una sonrisa calida y dulce, como quien se la da a un amigo de toda la vida.

—Te admiro Sounen….creo que yo me volveria loca si no pudiera ver—

Le solto para ponerse de pie y caminar hacia el barandal que delimitaba el balcón mientras miraba todo el paisaje. La brisa nocturna jugaba con sus cabellos, meciéndolos a su paso, al igual que su vestido

—a veces quisiera no ver, porque las personas somos crueles y malvadas y hacemos cosas horribles…pero la belleza de la naturaleza es tanta y tan basta, que no sabría como vivir sin ver los bellos paisajes al atardecer, mirar las estrellas adornando el firmamento, ver las cosas hermosas de la creación, eso simplemente seria algo horrible para mi…—

Se acerco a Sounen sonriendo y mirándole de forma amigable, era ingenua, tal vez demasiado, mas que nada por no desconfiar de ese hombre frente a ella, uno que seguramente podría ser su enemigo.

—A veces me siento frustrada, quisiera solo ser una chica como todas, enamorarme— se sonroja un poco —Casarme, tener hijos, vivir una gran aventura con mi familia, poder estar cerca de mis seres amados….pero al ser lo que soy, se que eso es imposible…estar cerca de alguien que no sea de mi misma condición, es condenarlo…no se si tengo enemigos…ni siquiera se si otros dioses me odien o no…pero creo que los debe haber…al menos tengo entendido que Era no es muy amable con los hijos bastardos de Zeus…y yo soy una de ellas, yo y mi hermano….— suspira —me hubiera gustado mas ser hija de Nix— dijo con suavidad —la verdad quiero considerarme una de sus hijas…ella es tan hermosa y me dejo un espacio para mi….Artemisa….un lugar donde Era no pudiera hacerme daño, o al menos eso me conto Aretusa—

Sonrio para mirarle y sonreírle mientras se sentaba en el borde del balcón, sosteniéndose con sus manos, dejando un lindo cuadro a la vista del pelinegro, con ella como el centro de la pintura enmarcada por las cortinas que se movían suavemente, y el paisaje de aquel hermoso lago que brillaba cual diamantes de fondo, adornado por un bello paisaje verde.










—Hablo——"Pienso"—
Cronología
avatar
Ishtar

Mensajes 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche de los sueños (Ishtar)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.