The Last Breath, The Las Beat...

 :: On Rol :: Inframundo

Ir abajo

The Last Breath, The Las Beat...

Mensaje por Erza Scarlet el Lun Mayo 19, 2014 12:53 am

El vaso se había derramado, la paciencia de Athena se había terminado y el choque entre Erza y la diosa había sido inminente, caótico, terrible con un desenlace fatal… La traición de Sagitario, la muerte de Deltha, la poca resolución en el tema de las reliquias robadas y la posible gran sospecha que sobre Athena caía, sin mencionar el nulo orden que el Santuario había tenido desde su llegada habían terminado por desatar la furia de la diosa quien al verse limitada por Erza quien no iba a permitir que tal poder cayera sobre aquellos que amaba  terminó por caer sobre ella misma, Erza estaba segura que iba a morir, así que se había alejado del Santuario, había desaparecido sin llevar absolutamente nada con ella más que la armadura con la que tendría que enfrentarse hasta el final.

Nunca había librado una batalla así, no de tanta magnitud pero como en un principio ahora y siempre lo haría se negaba a caer ante tales presencias, se negaba a renunciar a su cuerpo o a su vida y se defendería como le fuese posible, si su cuerpo no podría ser suyo como lo había sido siempre tampoco sería de aquella reprochable, desagradable y prepotente esencia divina, así tuviese que desangrarse por mano propia lo hacía por proteger aquellos que eran importantes desde que los había conocido…

No había palabras, solamente una lucha interna entre una mujer en bella armadura dorada la cual resplandecía con fuerza, explosiones de cosmos, cambios en aquellas facetas, expresiones faciales e incluso sus ojos Erza luchaba contra algo más grande que cualquier guerra santa,  hacia lo que nadie se atrevía, luchaba contra una divinidad y no iba a caer,   »☽[✝] No lo harás… [✝]☾«  no era digna, no merecía ni siquiera estar consiente en esos momentos, pero algo en Erza la mantenía a flote en aquella lucha que era eterna…  Peleaba  y se lastimaba a si misma intentando por la mala separar aquella armadura de su cuerpo pues al sentirla en ella  era fácil describir que era como caer al fondo de un profundo abismo cada pieza acoplada era una cadena que arrastraba su conciencia hasta lo más profundo de ella misma, caía de rodillas, gritaba y se retorcía, en poco la sangre comenzó a salir en grandes cantidades de su boca, tosía con fuerza y expulsaba ese néctar de sus pulmones, la presión interna era demasiada que comenzaba a destrozar su interior, este era su destino y lo aceptaba ahora tras tanto tiempo de negarse a perecer así, moriría peleando como sus caballeros lo hacían… Ni siquiera Athena sabia porque era tan difícil deshacerse de una simple alma humana quizás olvidaba que más allá de tener su gracia había algo en Erza que había hecho que la diosa se fijara en ella, era lo mismo que impedía que pudiese ganar tan fácilmente una pelea que ya no tenía mucho futuro »☽[✝] No lo harás…. No tendrás mi cuerpo…[✝]☾«  eran las únicas palabras que la pelirroja repetía una y otra vez, la siguiente en un tono mucho más fuerte que el anterior las piezas de la armadura se acoplaban y separaban constantemente, solo un poco más… y este cuerpo no te servirá de nada. Ese era el plan destrozar su propio cuerpo para que no puede ser usado por la entidad, sería mejor que Athena se buscara otro cuerpo si quiera seguir con sus planes, presencia y participación en esta era pues Erza estaba invocando a que las arpías cortaran el hilo de la vida que había vuelto a ser humano.

Un último grito, un último quejido acompañado de una gran cantidad de sangre termino con la larga lucha que llevaba horas, su interior ya estaba destrozado, sus venas rotas dejaban ver las oscuras manchas bajo su piel y entonces solo en esas condiciones la armadura pudo acoplarse completamente a su cuerpo…. Ahora solo estaban ambas en aquel interior, aquel gran espacio que era de ella el cual se iba desmoronando lentamente indicando solo una cosa, Erza estaba despidiéndose de la vida y lo hacía con una sonrisa triunfante en sus adentros encarando a la diosa quien le miraba con rabia »☽[✝]Elegiste ya Athena?.... ELEGISTE MAL! JAMAS IBA A PERMITIR QUE TE APODERARAS DE MI CUERPO Y MUCHO MENOS QUE LO USARAS PARA CONTROLAR A QUIENES AMO… [✝]☾«  un espacio nulo indico su partida de este mundo sin embargo la diosa no se iría tan fácil pues estaba decidida a hacer un último movimiento antes de irse, un movimiento que Erza no entendió pues aquella presencia había desaparecido, aquella armadura que se había terminado de acoplar se separó bruscamente y volviendo a unirse lejos de aquel cuerpo que comenzaba a palidecer desapareció volviendo al Santuario indicando la total disponibilidad que ahora tenía para que alguien más la ocupara, alguien más que sería estrictamente elegida por la diosa esta vez, todo con el fin de evitar la repetición de lo que había pasado ahora.

Un cuerpo pálido y sin vida, unos labios rojos por la sangre derramada y una nula señal de vida era lo único que había quedado en aquel lugar, el viento soplaba con fuerza moviendo el césped y polvo que quedaba acariciando por última vez aquel cuerpo destrozado, el cual jamás seria encontrado, y entonces estando sobre aquel ultimo pedazo en color de su vida Erza pudo ver por última vez a todos aquellos que había tenido la dicha de conocer y proteger dela furia de una diosa   »☽[✝]Caballeros… Kurama… Jellal…. Akroma…. Da…. Dante, están a salvo de mi…[✝]☾«  tras esas últimas palabras todo termino oscureciéndose…

Segundos, eran solo segundos o así los había sentido, en su interior, una luz, bella, cálida, efímera, cegadora… crecía y dejaba escuchar un leve sonido que conocía perfectamente »☽[✝]Latidos… [✝]☾«  eran los latidos de un corazón, débiles en un principio pero vivos, latidos que con los segundos transcurridos se volvían más fuertes, vivos, audibles y tras esa luz una figura que había visto alguna vez hace mucho tiempo »☽[✝]Daphne….[✝]☾«  aquel caballero de misteriosa armadura, de bellos ojos y cabellos verdes quien sonreía a la joven y extendía su mano a ella ¿A caso era el aquel ángel que llevaría su alma donde ahora debía pertenecer?... seguramente…. Las lágrimas brotaron de los orbes de aquella joven nuevamente iluminada y traída de las sombras lagrimas que no se molestó en dejar caer sobre su propia oscuridad sin darse cuenta que la iluminaba, su mano se entrelazo con la de aquel caballero y al hacerlo sus sentidos se activaron nuevamente… Aquel cuerpo pálido revivió en color, su pecho comenzó a moverse, su cuerpo reacciono con estremecimientos, sentía dolor pero su cuerpo lo sentía sin embargo… aún faltaba algo… Los grandes  rigurosos esfuerzos que hacía por respirar rindieron frutos pues permitieron que su cuerpo siguiera recuperándose poco a poco, ahora su piel podía percibir la superficie donde estaba tirada, sus dedos tocaban el césped donde estaba, estaba viva todavía… En solo segundos sus oídos lograron captar una melodía que nadie conocía, nadie más allá de ella y Kurama quien había grabado tales notas en un dije que le había obsequiado al conocerse, un dije que podría jurar no había traído pero que ahora estaba ahí, tirado a su lado cantando para su despertar.

Daphne había salvado a Erza, nuevamente, había evitado un desenlace fatal pero este no era un cuento de final feliz… pues, había algo que no había logrado regresar a ella, sus ojos estaban abiertos pero la joven no podía ver absolutamente nada, este era el castigo de la diosa, era lo único que aquel ultimo golpea había logrado afectar en ella, lo único que Daphne no había podido salvar, su rostro expreso miedo nuevamente, estaba en las sombras, y seguramente viviría por siempre en ellas, pudo haber perdido una extremidad, su voz, su audición sin embargo el sentido más importante para ella era lo que había perdido, su visión y era algo que seguramente nadie podría devolverle »☽[✝]Demonios….[✝]☾«  susurro repleta de coraje moviendo su rostro para que sus cabellos ocultaran sus ojos inútiles, lagrimas recorrían su rostro, lagrimas rojas,  aun no estaba a salvo, jamás podría salir de donde estaba si no podía ver el camino, y estaba segura que nadie iba a encontrarle, pensaba que quizás su castigo era peor que una muerte rápida y dolorosa, seria lenta, llena de agonía y tristeza, desesperación y soledad aun así la aceptaría como precio a su victoria de haber conseguido liberarse de aquella Diosa, moriría en su propio cuerpo, moriría siendo Erza…


Última edición por Taikatalvi el Lun Mayo 19, 2014 8:56 pm, editado 1 vez


Nunca mas volveré a apartar la mirada, cargare con todos mis pecados y seguiré adelante por todos los que he vito caer...


Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Breath, The Las Beat...

Mensaje por Dante el Lun Mayo 19, 2014 1:58 am

** La vida sucedia simplemente en un instante, nacia y desparecia de la misma manera como una estrella fugaz en el cielo. Lo unico que diferenciaba aquellos dos sucesos, lo que transformaba a la vida en algo tan unico y eterno era la capacidad de los seres vivos de relacionarse entre si... de compartir sus vidas y permitir que todas esas estrellas fugazes se entrelazen entre si formando eventos mucho mas complejos, dinamicos y hermosos.

Dentro de estas vidas, algunos momentos claves eran los que marcaban la direccion en la que cada estrella brillaria, era algo que los seres humanos no eran capaces de explicar con palabras pero podian sentir en intensidad y con algo mucho mas poderoso que la razon, el instinto. Ese instinto rasgo la tranquilidad del joven caballero del sexto templo del santuario en el momento que abandono el recinto que pertenesia a quien regia por sobre los 12 caballeros dorados.


~~ ... ¿Que demonios? ~~

Su cosmos, que si bien era inestable devido a su ferbiente caracter se sentia absolutamente diferente en ese momento... parecia abandonarlo por un momento, llenarlo de energia por otro, se sentia alarmado... algo estaba fuera de control. El peligris cerro sus ojos un instante buscando la fuente de esa anomalia, ¿Un enemigo?... no parecia ser el caso, habia algo que estaba fuera de contro... era...

~~ ¡Mierda! ~~

Sus piernas comenzaron a moverse freneticamente, el cosmos que estaba inquieto hasta ese momento exploto de un instante al otro infundiendo cada gota de su ser con la adrenalina necesaria para moverse a una velocidad bestial. El desgaste de cosmos era irregular y mal aprovechado, no estaba siendo calculador como normalmente lo era... y si ubiese estado en sus cabales notaria que su corazon latia mas rapido a cada instante, como si eso importara... ahora que el cosmos de la persona que mas amaba desprendia sus ultimos espasmos de brillo en un intento de evitar marchitarse.

"pero cada vez que nos aislamos le fallamos a la persona que verdaderamente importa aqui"

Sus propias palabras resonaban en su mente una y otra vez como puñales, se habia llenado la boca de mil y una razones para defenderse... para hablar de su manera de hacer las cosas. Nunca le importo la aceptacion de los demas mientras que ella estuviera ahi, nunca termino de aceptarlo tampoco y lucho para ser odiado por quien estuviera a su alrededor... nada de eso importaba, era un juego para alimentar su ego mientras ella estuviera alli.

Su vision estaba nublada en ese momento, respiro agitadamente y recupero sus sentidos. Se vio a si mismo en un bosque bastante tetrico, de flora muerta, humedad y oscuridad por doquier. Busco el cosmos que estaba rastreando desde que habia abandonado el santuario y noto que lo que en su momento habia sido una gran llamarada ahora era una pequeña vela practicamente imperceptible. Un brillo coloreo el cielo por sobre su rostro en aquel momento, se trataba de la estrella fugaz que volaba en direccion contraria a la que traia Dante.


~~ La armadura de Athena... su cosmos... ~~

Volvio a girar su mirada hacia el interior del bosque, aquella pequeña llama amenazaba con apagarse con un simple suspiro... y el vuelo de la armadura que antes le habia protegido basto para apresurar este momento. El santo protector no pudo evitar recuperar su corrida entonces, mucho mas torpe, interrumpida por las ramas y espinas que ignoro completamente, con su rostro marcado por el carmin oxido de una mirada adolorida... consiente en la crueldad que era su personalidad de lo que aquel sentimiento desmoronante significaba.

Entonces la vio, y cayo de rodillas... la carga de atlas en las eras mitologicas ubiera sido un alivio para su dañado corazon que en solo un instante detuvo su palpitar al mas minimo. La imagen palida de aquella mujer cuyo rubor habia iluminado sus momentos mas oscuros cubierta en la suciedad de la madre muerte fue demasiado para el, ya no habia nada que pensar... solo...


~~ Maldicion... no se supone que este fuera el final... maldicion, ¡¡NO ME HAGAS ESTO!!, ¡¡YO SOY EL HEROE!!, yo debia... no tu... ~~

Se acerco arrastrandose, manchando el dorado de su armadura y con los dientes mordiendose con fuerza el intento de destruirlo todo, consiente de que todo era bastante claro en esa situacion... y aun asi la tomo entre sus brazos delicadamente observandola fijamente a cada instante sin parpadear mientras una dulce musica comenzo a oirse en el lugar, producto de su mente o simplemente un recurso del destino no hiso mas que aumentar su tristeza al sentir en su pulso que lo que temia se hacia verdad.

~~ No te atrevas a irte asi... no te llevaras todo el credito... ¡¡¿¿Me escuchas??!! no... no me dejes solo... no otra vez... maldicion, ¡¡ERZA!! ~~

Unas pequeñas gotas salieron de sus ojos entonces, a punto de desbordar en sus ojos, siendo retenidas unicamente por las infantiles esperanzas que aun su inmaduro corazon albergaba... su cosmos calido entonces los rodeo a ambos, a la vez que el pulso volvia, el aire recorria sus pulmones... aquella llama que parecia apagada volvia a encenderse en un milagro que ni la vida, ni las estrellas, ni el destino, ni dioses, ni humanos podrian explicar... pero que terminarian por quebrar al santo protector, que viendo su debilidad desnudada... se sintio vivo otra vez y mientras algunas lagrimas aisladas caian sobre el rostro de la joven de cabellos rojisos, el simplemente pudo expresarse con lo poco que le quedaba.

-- Estupida... eres una verdadera idiota... tu... ¡Mierda! Tu estas viva, creo que puedo reservar los golpes que tengo ganas de darte para cuando puedas resistirlos --

Dejo entonces, que su frente acarisiara con suavidad la de ella, que sus manos protegieran su debil cuerpo y que su cosmos nutriera las debilidades de ella manteniendo su calor corporal y ayudando a cuidar sus signos vitales sin para ese momento reaccionar a nada mas. **



~ Uno ~ Por favor alguien
~~ Dos ~~ Me lleve al fuego
~~~ Tres ~~~ Y me deje arder
~~~~ Cuatro ~~~~ Yeah!, Yeah!
Let`s Rock:

avatar
Dante

Mensajes 315

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Breath, The Las Beat...

Mensaje por Erza Scarlet el Lun Mayo 19, 2014 3:15 am

“ERZA” aquel nombre, su nombre… Sus sentidos seguían activándose, recuperándose poco a poco y esa palabra fue lo único además de la música que hasta el momento era capaz de escuchar, esa voz… esa terrible voz tan conocida pero la cual era la única que ella quería escuchar en sus últimos instantes de vida, sus brazos el lugar más hermoso en el que podía morir en paz y con una sonrisa,  y el… el hombre al que amaba por sobre todas las cosas por quien podría volver a morir si fuese necesario, todo por protegerlo, después de todo el valía mucho más que ella ahora.
Su tacto dejo de sentir el frio del suelo y la suavidad del césped manchado y nutrido por la sangre de la mujer, ahora estaba en sus brazos, aquellos en los que en incontables veces se había visto en situaciones comprometedoras, las extremidades de aquel que le había robado incontables besos, le había cargado y tratado como infante, la había regresado por las malas a su templo, los brazos de aquel con quien paso parte de su juventud y con quien aunque la mayoría del tiempo eran pelear e insultos era el único a quien su corazón le pertenecía… »☽[✝]D....d..da...nte…[✝]☾«  susurro apenas audible  en una sola palabra y con un solo respiro, no necesitaba de mas ni podía, por reacción o reflejo sus ojos se abrieron por detrás de aquellos cabellos que cubrían la mayoría de su rostro pero… Erza no podía verlo, hubiese deseado que solo fuese la falta de energía, la debilidad y los pocos signos vitales le impidieran la visión pero no parecía ser así, no podía ni siquiera captar su silueta teniéndolo enfrente suyo…

Intento moverse así fuese un poco pero cedió al sentir aquellas gotas de algún líquido que caían sobre su rostro… ¿serian acaso lagrimas del caballero? O quizás el cielo se había nublado y estaban cayendo las primeras gotas de lluvia, no lo sabría pues a pesar de estar despierta no podía moverse en absoluto, tampoco podría gesticular nada, sus signos vitales estaban por los suelos,  incluso podría volver a morir en cualquier momento…. Quizás… Daphne le regalaba tan solo unos segundos más de vida, para estar con él una vez más, ahora podría asegurar que moriría feliz pero dudaba que al chico le agradara la idea, sabía que se negaría con todo su ser y gritaría mil veces su nombre para que ella no se marchara… No quería irse, en esos momentos, el estar así con él, sentir que podían estar juntos ahora le impulsaba a mantenerse con vida, sus lágrimas seguían siendo rojas  el color podría indicar que sus ojos estaban lastimados pero no era así, sus ojos estaban intactos pero si Dante lograba verlos no vería su pupila, este era su castigo divino un estilo más de muerte en vida, una atadura a la oscuridad eterna donde miles de cosas podrían atacarla y claramente seria presa fácil, entonces sus lágrimas combinadas con las de Dante recorrieron el resto de su rostro y cayeron por este perdiéndose al descender, se estremeció adolorida y cerro sus ojos con fuerza, no quería que el chico buscara su mirada, no quería que el descubriera la gran pérdida que Erza había sufrido pero ¿Por cuánto tiempo podría escondérselo?

Sus labios soltaron un aliento gélido  sobre los ajenos al sentir su cálida frente acariciando la propia, si el chico tenía la temperatura corporal “normal” entonces la chica estaba congelándose y lo demostró al comenzar a temblar bruscamente o más bien su cuerpo lo hacía, pero este frio fue rápidamente reconfortado por el cosmos ajeno que abrazaba a ambos, sentía la necesidad de gritarle, de pedir ayuda, de suplicarle que no la dejara morir pero al parecer era algo que no tenía que hacer, mantuvo sus ojos fuertemente cerrados dejando que ese cosmos le diera la fuerza para seguir respirando, que su presencia siguiera impulsando su corazón a latir con más fuerza para mantener vivo ese cuerpo  y cuando tuvo la energía suficiente sus manos se elevaron para tomar las ropas del chico  entre estas y tratar de aferrarse a él, estaba asustada, demasiado pues no podía dejar de llorar y los temblores que ahora se apoderaban de su cuerpo no eran de frio era el terror que a su alma se había aferrado, volteaba a cada tanto para toser y ayudar a sus pulmones a expulsar la sangre acumulada estaba viva pero era el ser más frágil y delicado en esos momentos pero reconfortado por aquel cuerpo cálido al cual dejaba a cargo su existencia


Nunca mas volveré a apartar la mirada, cargare con todos mis pecados y seguiré adelante por todos los que he vito caer...


Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Breath, The Las Beat...

Mensaje por Dante el Lun Mayo 19, 2014 9:04 pm

** Dentro del instante que era la vida, era quizas el momento de la muerte donde el alma de los seres humanos brillaba con mas intensidad... se trataba de un instante en el que todo lo que se habia echo en la vida se ponía a prueba. Pero esta definición de la muerte era injusta para los que viven luego de observar este brillo tan particular, para alguien que ah sido obnubilado por la luz de una persona instantes antes de perderla para siempre, esa si era una verdadera prueba... algunos transformaban esa energia en fuerzas para seguir adelante, pero ese sentimiento en manos de alguien tan especial como Dante no eran posibles... el no veria la rendicion como una posibilidad, y al simplemente observarla viva no dudo nisiquiera un instante sobre lo que debia hacer.

El calido cosmos que se manifestaba alrededor de estos tragicos amantes comenzaba a volverse mas denso y a abarcar un area mayor haciendo que esta brillara aun mas en cada instante, un pilar de energia que se perdia hasta mesclarse con el propio cielo... los colores del cosmos eran variables, casi como un extraño arcoiris de cinco colores: Rojo, azul, marron, celeste, plateado, dorado, blanco y negro. Los ojos del joven, que siempre habian sido uno de sus orgullosos privilegios, ahora eran la fuente de un dolor inmenso que le producia ver a la mujer que amaba retorciendose de dolor y se preguntaba ¿Por que un alma tan pura como ella debia sufrir todos estos perjuicios? No pudo evitar recordar cada uno de los instantes que habia vivido con ella mientras que su energia se volvia mas y mas intensa entregando cada vez mas calor y energia a un alma que batallaba entre la vida y la muerte.




~~ Erza, yo eh sido un hombre que ah causado mucho mal en este mundo... estas manos que hoy te sostienen quitaron mas vidas de las que puedo contar, sucumbieron a los pecados mas horrentos... no meresco que mueras por mi, mucho menos salvarte la vida..  ~~

Imagenes vagas de momentos dificiles recaian sobre su ser, la muerte de tanta gente, los llantos de personas inocentes y los conflictos mas complicados que aun guardaba en una parte de su alma caian sobre sus hombros nuevamente. Penso que quizas en ese momento podria redimirse un poco de tanto caos que causo, sintio los deseos egocentricos de ser recordado como el heroe que siempre habia soñado ser... y que mejor manera que hacerlo por la unica persona que verdaderamente le habia echo feliz, si, eso verdaderamente seria un metodo agradable para despedirse de este mundo. Sintio como su fuerza comenzaba a disminuir entonces... su vida era la fuente de tan admirable energia que podria ser vista desde varios puntos.

~~ Pero aun asi soy una persona egoista, se que voy a hacerte llorar una vez mas... pero sera otro pecado que cargare en mis hombros, siempre y cuando esas lagrimas se transformen en saladas y dejen de estar teñidas de sangre yo lo hare con felizidad ~~

Sonrio con dulsura entonces y guio el rostro de ella para apegarlo al suyo propio, sus labios se rozaron entonces y el calor de ambos cuerpos fue compartido. El caballero cerro sus ojos y disfruto de aquel beso al limite que lento y tranquilo los unio nuevamente a aquellos dos amantes, la fuerza abandonaba su cuerpo y la nocion del mundo comenzaba a hacerse borrosa para el, pero era uno con ella y podia sentir en ese momento como su vida se volvia una parte de ella. Con los ojos cerrados y las almas unidas pudo sentir como su alma empujaba a la de Erza a mantenerse en este mundo, un beso doloroso que era un nuevo llamado de la vida y una despedida de la misma para cada uno de los dos jovenes.

El corazon del joven latia lentamente y la nocion de las partes de su cuerpo se perdia, sentia un frio angustiante unicamente, no podia describirlo pero aquel frio le daba sueño a medida que inclusive aquella conexion con el alma amada se volvia un difuso reflejo que se alejaba cada vez mas de su lado. No tenia quejas ni remordimiento alguno, lo hacia con pura entrega mientras que su cosmos brillaba con mas fuerza que nunca, con una energia comparable a la de un dios, una explosion de cosmos que habia echo brillar aquel bosque muerto con mas gracia que el olimpo. Solo un cuerpo frio quedaba detras, que como un reflejo de aquella devosion hacia la unica diosa que reinaba su corazon aun mantenia sus musculos contraidos para sostener a la joven de rojisos cabellos en sus manos aun en el momento que su alma tocaba en las puertas del reino regido por Hades.


---

El cosmos dejo de brillar, ya no encegecia la vista ni calentaba el alma, ya no habia algo en aquel bosque corrupto que recordara a quienes le transitaban el valor de la vida. Solo habia dos cuerpos, uno el de un joven que habia elegido abrazar a la muerte y el otro de una muchacha que habia escapado de esta ultima ahora de manera definitiva... quien con este sacrificio habia recuperado sus signos vitales y cicatrizado sus heridas... al menos las que correspondian al cuerpo, ya no peligraba su vida pero probablemente su corazon estuviera arruinado... eh inclusive al acarisiar a su amado descubriria que la armadura que alguna vez habia luchado al lado de ese hombre tambien le habia abandonado en esa explosion de energia.

---


~~ Quizas el infierno es tu lugar, pero recuerda que tienes una mision que cumplir... una deuda con alguien. Hubieron personas que te amaron, que confiaron en ti por los que aun debes luchar... aceptalo, todavia no es el momento de descanzar... Dante ~~


---

Uno fuego nacio luego de unos momentos inciertos a los pies de ambos jovenes, se trataba de una llamarada que no quemaba... era inmensurable y llamativa, llegando incluso a encender las ramas de algunos arboles pero no dañaba a los amantes que compartian ese tragico destino. El fuego alrededor de ambos comenzo a tomar una forma particular cuando dos grandes alas se extendieron a lo ancho y una cola compuesta de varias plumas aparecio a espaldas de los jovenes, la constelacion del fenix brillo entonces en el cielo respondiendo al ave ignea pura que se manifestaba en ese momento.

De este ser mitologico se desprendieron varias esferas de fuego que se colocaron sobre el cuerpo del palido peligris, protegiendolo y demostrando lo que aquellas palabras habian anticipado en la consiensia de un alma que ahora era arrastrada nuevamente al mundo de los vivos. Las llamas que cubrian al joven se transformaron en bronce entonces, mostrando la figura de una de las 88 armaduras de la diosa athena que sincronisaba con la milenaria figura y la constelacion que brillaba en el cielo. El color de la piel del joven comenzaba a ganar color nuevamente, sus entumesidos musculos fallaban un poco y tanto el palpito como la respiracion volvian a manifestarse para alivio de la muchacha que seguramente la abria pasado muy mal en esos momentos.


"Ya veo... aun no me toca el descanzo... ¿Verdad?"

Los pensamientos volvian a su mente a la vez que sentia cada uno de los dolores que eran normales para un cuerpo que habia muerto durante unos instantes, el cosmos del fenix le habia traido de regreso, habia robado su alma de los mismos infiernos y habia generado que una nueva vida renasca de las cenizas de aquel hombre enamorado... el unico que podia lograr semejante acto era alguien tan loco como el propio Dante, su mentor y uno de los heroes de la anterior guerra santa: Ikki de Fenix. Los ojos del joven se abrieron lentamente ante lo borroso de este mundo al que aun volvia y sus labios susurrantes demostraron que no se trataba de un sueño.

~~ Parece que no te libraras de mi tan facilmente... je... ~~ **



~ Uno ~ Por favor alguien
~~ Dos ~~ Me lleve al fuego
~~~ Tres ~~~ Y me deje arder
~~~~ Cuatro ~~~~ Yeah!, Yeah!
Let`s Rock:

avatar
Dante

Mensajes 315

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Breath, The Las Beat...

Mensaje por Erza Scarlet el Lun Mayo 19, 2014 11:17 pm

En aquel profundo dolor, en aquella eterna oscuridad, dentro de aquel ambiente tétrico y lúgubre solo aquel hombre podría lograr que todo ese ambiente fuese un pequeño detalle a olvidar fácilmente ahora que estaba entre sus brazos, su cosmos… Aquel hermoso, bello y cálido impulso que le mantenía con vida, un impulso el cual pudo sentir como crecía desmedidamente, algo estaba haciendo, algo que Erza no podía ver en absoluto pero que podía sentir y fue entonces que las palabras de aquel Caballero le asustaron no Dante… no lo hagas… gritaba en sus adentros, sabía que estaba haciendo, entendía sus intenciones con solo estar en sus brazos y sentir aquel cosmos crecer hasta ser inalcanzable, consumiéndose así como la vida misma del platinado quien seguía relatando ante ella lo que serían sus últimas palabras… Aun le costaba demasiado moverse, en aquella transfusión de vida nada era inmediato por lo que no podía detenerle por ahora, su respiración aún más viva se aceleraba por la presión y los nervios que aquella situación había sembrado en ella,  sus manos sobre sus mejillas guiando su rostro al propio fue lo que termino de sacarla a flote nuevamente, como una transfusión un simple cambio de lugares en el que el prefería ir al fondo del abismo en su lugar… Por favor, no lo hagas… NO LO HAGAS! sintiendo entonces aquel beso de vida los ojos de Erza se abrieron de golpe aun ocultos por aquellas hebras coloridas, un dulce contacto que amenazaba con ser el último entre ellos, un beso que la chica correspondió con el simple afán de hacerle saber que lo necesitaba con ella, que era la única persona por la que quería seguir con vida, era el hombre con quien quería pasar el resto de su vida y si él se iba entonces nada habría tenido sentido alguno, sin aquel platinado sin sus besos, sin su apoyo Erza se atrevía a declarar que no era nada, sin él su vida terminaría extinguiéndose también, ella por mano propia se encargaría de hacerlo.

Tenía que admitirlo, aquel beso, aquella cercanía, aquel momento en totalidad era algo que jamás podría olvidar, era la luz a sus tinieblas, la chispa que liberaba a la mujer de sus cadenas y eslabones obligándola a seguir viviendo, su alma se sentía diferente, habría jurado por los que aun con la presencia divina residiendo en su cuerpo su alma estaba fría, solitaria, vacía, incompleta, había un hueco el cual en estos momentos descubría que estaba completo, Dante estaba con ella, sus almas estaban unidas, si la muerte hubiese sido así en un principio no se había rehusado a ella siempre que esta prometiera mantener sus almas juntas para siempre… Sin embargo aquella conexión fue desapareciendo como su vida lo hizo alguna vez, Dante se alejaba de ella, aquel espacio cálidamente ocupado por su ser más amado volvía a ser hueco, sus labios cálidos ahora sentían los de él cayendo en el frio  su cosmos se consumida de la misma forma que el propio lo había hecho hace poco y cuerpo se congelaba sin que ella pudiera hacer algo al respecto   »☽[✝]DANTE!...[✝]☾«  un grito ahogado, el último grito que la mujer arrojaría sobre el hombre más estúpido que había conocido, su vitalidad era la suficiente para que ahora pudiese moverse, no tenía ni frio, ni dolor, solo una inmensa angustia, un hueco aún más grande en el alma y un sentimiento que fracasaba en ahogar como muchas veces lo había hecho,  definitivamente la vista era algo que no recuperaría jamás  pero Virgo siempre le había comentado que había muchas más formas de ver que utilizando la vista, una muy especial la cual hasta ahora podía comprender a un precio terriblemente alto »☽[✝]Dante… [✝]☾« pronuncio su nombre una vez más alterada, angustiada, llevando sus manos ahora cálidas desde las heladas de el quien había muerto abrazándole  subiendo por sus brazos y tocando su pecho, llorando desconsolada al no sentir signo vital alguno, su corazón se había detenido, se había ido de su lado… había malgastado su vida con alguien que no podría vivir por si misma… Intentaba verlo abría y cerraba sus ojos, intentaba forzar su vista para al menos ver su rostro pero todo era inútil y el desenlace de aquel suave recorrido con sus manos fue el rostro pálido del joven y cual acaricio y presiono a su pecho, el lugar tan terrible se nutría de la mayor angustia que cualquier humano hubiese expresado ahí, la tristeza de una mujer que había perdido lo único que le quedaba en la vida era el perfecto fertilizante para un lugar así pero el ambiente se estremecía al llanto de la pelirroja, un llanto que fue cortado con el aparecer de lo que parecía una presencia entre ellos, una presencia inmensa, poderosa pero la cual era irreconocible para alguien que había perdido esos done, su única reacción fue abrazar a Dante con fuerza, nadie iba a poder separarla de aquel cuerpo, si esa presencia venía a terminar con su vida que lo hiciera rápido pero no haría nada que implicara dejar a su amado en ese terrible lugar…  Había una fuerza, pequeña pero que repelía a Erza del cuerpo que intentaba tomar, no estaba segura  y sus intentos por luchar contra lo que fuese que estuviese sobre Dante se detuvieron cuando sus manos lograron sentir ese nuevo aditamento sobre el chico, su llanto se detuvo más su respiración aún era intranquila nerviosa y desesperada, y fue solo en el momento que sintió que el pecho ajeno volvía a moverse sintió el más grande alivio de su vida…  Su voz, las palabras más estúpidas que pudo haberle dicho a esa mujer quien en su angustia se ahogaba desde que él había dejado de respirar, quería golpearlo esa sería la reacción más normal que Erza pudiese tener en momentos así pero era mucha más grande la dicha de saber que estaba con vida que su enojo por las típicas tonterías de Dante,   »☽[✝]-Dante…[✝]☾«  susurro con alivio en un pequeño momento que su constante llanto le había permitido hablar y mostrando la enorme felicidad que la chica sentía en aquellos momentos  sujeto el rostro del platinado con fuerza y tiro de este para besarle  como si hubiesen estado separados por años, sus manos temblorosas acariciaban este y sus cabellos ampliamente presionándolo contra su propio cuerpo que intentaba relajarse y reponerse de tan terrible susto. De sus ojos aun emanaban lagrimas carmesí y el simple hecho de que estos aun estuviesen cerrados es que comenzaba a acostumbrar a una vida en la oscuridad, se mentalizaba a ella, tendría que ocultárselo al chico pero en eso pensaría después ahora solo podría volver a sonreír »☽[✝]No vuelvas…. No vuelvas a hacer cosas tan estúpidas…[✝]☾« agrego en llanto al separar sus labios de los ajenos tan solo un poco disfrutando de cierta forma el sentir la calidez nuevamente sobre él y volver a besarle de la misma manera tan profunda la cual ahora podía expresar fácilmente con el chico    


Nunca mas volveré a apartar la mirada, cargare con todos mis pecados y seguiré adelante por todos los que he vito caer...


Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Breath, The Las Beat...

Mensaje por Dante el Jue Mayo 22, 2014 1:33 am

** Podia sentir nuevamente la vitalidad sobre cada faccion de su cuerpo, aquello que inicialmente era solamente la consiensia se transformaba en cada momento en algo mas fuerte, recupero sus sentidos uno a uno... siendo de echo el uso del habla un acto practicamente reflejo para darle una señal al maestro que le habia sedido algo tan importante a travez de la historia.

Observo entonces a la mujer que amaba, sintio en ese momento la necesidad de vivir y no pudo evitar el sentimiento de plenitud que esa necesidad le traia, en verdad se consideraba afortunado de tener esta segunda oportunidad... pero con su forma de ser tambien venian esas habilidades natas con las que habia nacido, y ese instinto que le caracterisaba en toda situacion. Fue este ultimo punto el que le llevo a advertir que a pesar de haber sido curada Erza aun lloraba sangre... sus ojos no estaban funcionando bien, lo habia dejado pasar ya por preocupaciones mayores y lo dejaria pasar un instante mas hasta que pudiera llevarla a salvo, ¿O quizas no era eso lo que debia hacer? No lo sabia, y antes de que pudiera pensar o formular una respuesta acorde los labios de ambos se entrelazaban nuevamente en un beso inmortal y sagrado que limpio completamente la mente del platinado.


~~ ¿Que vamos a hacerle? Al fin de cuenta solamente somos dos estupidos... y por eso somos perfectos ~~

Sonrio entonces y se sintio aliviado por un instante, sus musculos se sentian entumesidos y su fuerza estaba disminuida aun, cosa que no evito que sus manos rodearan firmemente la silueta de la peliroja acarisiando cada rincon de su espalda en un intento de unirse mas a ella mientras que un nuevo beso, mas intenso y apasionado esta vez transmitia todos esos sentimientos que no podian ser revelados a travez de las palabras. Ninguno de los dos lo decia, pero lo que ambos habian logrado esa noche era un milagro de amor comparable con el de las grandes leyendas antiguas.

Dedico su tacto a captar cada perfeccion e imperfeccion de la dama, dedico su olfato a captar el aroma de su piel, la vista a observar cada rubor y cada rasgo de su hermoso rostro, su gusto a deleitarse con el sabor del dulce nectar de los labios de la muchacha y su oido a disfrutar de la dulce melodia de sus dos corazones latiendo al unisono en aquel momento de paz que ambos deseaban que nunca terminara.


~~ Ufff... cuidado muchacha, casi me deboras con ese ultimo beso, tranquila... no pienso irme a ningun lado. Yo voy a protegerte de ahora en mas ~~

Dijo estas ultimas palabras en un tono mas bajo, amparado por el sentimiento que le nacia desde el nucleo mismo de su alma. Aun asi y con todo lo que pasaba por su interior no podia evitar cuestionarse la seguridad que tenian estando en un lugar como este. Dante elevo su mirada y observo a su alrededor, estaban en el mismo infierno demostrando poseer una habilidad envidiable entre los guerreros de cualquier reino... pero aun asi era un terreno peligroso y cualquier paso en falso podria ser fatal.

~~ Pero podemos deborarnos mutuamente en otro lugar, esto no es seguro... debemos pensar en como salir de aqui antes de que algo suceda ~~

Al decir esto se incorporo, aun sosteniendo a la muchacha en sus brazos haciendo uso de la fuerza con la que sus musculos aun contaban mientras que su mirada se agudiso como lo hacia siempre que necesitaba analizar hasta el ultimo detalle de una situacion. **



~ Uno ~ Por favor alguien
~~ Dos ~~ Me lleve al fuego
~~~ Tres ~~~ Y me deje arder
~~~~ Cuatro ~~~~ Yeah!, Yeah!
Let`s Rock:

avatar
Dante

Mensajes 315

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Breath, The Las Beat...

Mensaje por Erza Scarlet el Vie Mayo 23, 2014 2:27 am

Una, dos, tres… incontables veces sus labios se unieron a los del chico que había perdido por unos momentos, aquel chico que de la forma más sincera y amorosa había dado su vida porque Erza conservara la suya, aquel lazo que por unos momentos creyó roto en realidad nunca se separó su sacrificio le había regresado la estabilidad a Erza, había hecho que su alma se aferrara a su cuerpo nuevamente y de la misma forma él había recibido una nueva oportunidad de estar con ella… No había más Athena-Libra, ahora solo eran Erza y Dante dos enamorados de los cuales solo uno era capaz y merecedor de usar una armadura mientras que la chica había sido castigada condenándola a las sombras.

Logro calmar su llano estando entre sus brazos, de cierta forma las caricias del platinado habían servido demasiado, siempre lo hacían, ese dulce abrazo, las caricias con cada uno de sus sentidos aunque el chico pareciera un animal del cual no se esperaría delicadeza alguna o la comprensión de sentimientos Erza tenía una opinión diferente, el chico podría ser eso y mucho mas solo bajo ciertas circunstancias pues fuera de estas seria el mismo imbécil que había sido siempre, aquellas palabras en circunstancias normales le harían sonrojarse, molestarse y lanzársele encima a romperle la cara a golpes sin embargo esta vez sería suficiente, había perdido esa parte suya que reaccionaba a las tonterías de Dante, y fuera de estar sufriendo por haber perdido a su amor la mujer estaba angustiada por haber perdido la vista, ahora que razonaba mejor no podría ver a su amado, y de la misma forma no quería que el supiera de la discapacidad con la que había terminado, pero sería imposible esconder los ojos de el por siempre entre sus cabellos, tarde o temprano se daría cuenta y no importaba el tiempo Erza no sabía ni sabría qué hacer cuando eso pasara, un gemido doloroso marco el final de su periodo de conciencia, abrazándole por el cuello escondió su rostro en el pecho ajeno apoyada aún más por el resto de sus cabellos, esperaba no ser demasiada carga para él pues no podía moverse como quisiera, además tenía miedo de hacerlo y tropezarse a cada dos pasos que daba con el… »☽[✝]Vámonos… por favor… salgamos de aquí…[✝]☾« Quería olvidar ese lugar inmediatamente, no sabía dónde estaba en un principio pero después de haber muerto y de haberlo perdido las tierras que ahora pisaba era algo de lo que nunca quería volver a enterarse… Por otra parte el Santuario era un lugar al que no podrían volver, y podría jurar que después de esto Libra había abandonado al chico pues no sería bien visto para la diosa además de que esta misma no le tenía simpatía alguna al chico, en esos momentos la pelirroja solo tenía un pendiente importante »☽[✝] Donde… donde iremos… No podemos volver a Rodorio…[✝]☾« tenían que buscar un techo en alguna parte seguramente alejada del pueblo, estaba claro que el aislamiento era lo único que le quedaban pero que importaba si estaban juntos.


Nunca mas volveré a apartar la mirada, cargare con todos mis pecados y seguiré adelante por todos los que he vito caer...


Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Breath, The Las Beat...

Mensaje por Dante el Lun Mayo 26, 2014 8:49 pm

** El paso de los instantes se volvía vital en circunstancias como esta y aun asi para estos dos jóvenes esto había pasado a un segundo plano durante un periodo de tiempo, todo resultaba secundario menos los besos que desesperadamente habían compartido entre ellos. Luego, cuando saciaron parcialmente aquella sed de pasion, volvio a latir el instinto de peligro que les pedia abandonar el lugar para buscar un mejor refugio. Las preocupaciones sobre sus mentes eran muchas pero la prioridad era clara y el estado de la muchacha exigia unos cuidados mas atentos de su salud, al menos un lugar en el que reposar calmadamente.

Aun sabiendo esto no podia evitar observarla entre sus brazos y sentirse atraido por su presensia, motivado, sentia nuevamente que algo que le habia abandonado se encontraba dentro de su ser cuando ella estaba cerca... se prometio en ese momento a si mismo que no dejaria que esa luz se apagara, aun si el mismo debia apagar el resto de las luces del mundo para que ella volviera a brillar. La apego a su cuerpo y un cosmos calido como nada en aquel mundo muerto los cubrio a ambos haciendo que sus cabelleras ondeen suavemente en el aire.


~~ ¿Por que no podemos volver? Deltha es el patri... hmnnn, es verdad que no sabemos que es lo que alli pasa y tampoco tenemos conocimiento sobre que paso con Athena cuando se separaron. Bueno, primero lo primero... deja que yo escoja el lugar de nuestra luna de miel, no te vas a arrepentir ~~

Dijo esto ultimo tratando de levantarle el animo a la muchacha con una de sus típicas sonrisas, no deseaba tener que hacerlo pero era el lugar mas seguro que conocía de momento y no pensaba que fuese el momento ahora de hablar con erza sobre dilemas familiares. Cerro sus ojos un instante y entonces aquel cálido cosmos se transformo en el pasaje entre todas las dimensiones conocidas provocando el instantáneo pase de una realidad a la siguiente donde los dos amantes emprenderían su nuevo camino aun en tierras griegas **



~ Uno ~ Por favor alguien
~~ Dos ~~ Me lleve al fuego
~~~ Tres ~~~ Y me deje arder
~~~~ Cuatro ~~~~ Yeah!, Yeah!
Let`s Rock:

avatar
Dante

Mensajes 315

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Last Breath, The Las Beat...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 :: On Rol :: Inframundo

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.